Se encuentra usted aquí

Todo lo que los padres deben saber sobre el TDAH

Desde hace más un siglo se conoce la existencia del TDAH mediante descripciones clínicas de múltiples casos y por múltiples profesionales. Durante todo este tiempo, son ya toneladas de información la que se ha conseguido sobre este tema y probablemente se ha convertido en una de las patologías más estudiadas en los últimos años.

La causa de esta investigación es la combinación de tres hechos importantes:
1. La alta frecuencia del TDAH entre los niños, adolescentes y adultos.
2. Las importantes repercusiones negativas que produce dentro de la vida de los que lo padecen
3. La existencia de medidas terapéuticas altamente eficaces para el control de los síntomas así como la prevención de sus consecuencias.

Las 4 mentiras sobre el TDAH que han hecho más daño a los niños y que todos los padres deberían conocer para no equivocarse
1. El TDAH no existe y los problemas se deben a la alimentación o a la mala conducta
2. El Trastorno por Hiperactividad es un problema educativo relacionado con estilo parental
3. El Trastorno atencional se cura con la edad sin hacer nada
4. La medicación para el TDAH es un dopaje que genera secuelas mentales

El TDAH en la historia. ¿Siempre ha existido? ¿Cada vez hay más casos? ¿A qué se debe todo este boom?
El Trastorno por Déficit de Atención tiene un origen fundamentalmente genético y por tanto tiene un alto componente hereditario. Los genes responsables están relacionados con los mecanismos de regulación de algunos neurotransmisores cerebrales como la dopamina y la noradrenalina. Las áreas del cerebro principalmente implicadas son la corteza prefrontal, los ganglios de la base y el cerebelo.

Partiendo de esta base, y con todo lo sabido hasta la fecha, es perfectamente factible concluir que la hiperactividad ha existido siempre. Tiene una base biológica clara que se ha ido transmitiendo a lo largo de las generaciones. Según las características de cada época histórica, las consecuencias del TDAH han podido ser diferentes o en algunos casos, incluso positivas para la supervivencia y el progreso dentro de la sociedad.

La causa del boom que se está produciendo en los últimos años es la aparición de tratamientos y medicación para el TDAH que tiene resultados clínicos importantes y que incluso ha mostrado capacidad para revertir las anomalías cerebrales provocadas por este trastorno.

El diagnóstico del TDAH. ¿Por qué hay tanta controversia en la sociedad y entre los profesionales?
Uno de los orígenes de la controversia existente acerca del Trastorno por Atención está en los síntomas de presentación habituales y su subjetividad.

A pesar de tratarse de un problema con base biológica, afecta a los procesos de autocontrol de nuestro cerebro que regulan la atención, los movimientos y los impulsos y esto tiene consecuencias directas sobre el aprendizaje, las relaciones sociales y la conducta.

La falta de conocimiento por parte de la sociedad y la infoxicación existente al respecto en medios y redes sociales debido a los intereses opuestos de diferentes agentes han favorecido los argumentos demagógicos y populistas para crear inseguridad en los padres sobre su responsabilidad al respecto y los supuestos riesgos de la medicación para el déficit de atención

Adultos y TDAH. Todo el mundo habla de un problema de madurez ¿Esto no se soluciona con la edad?
En el TDAH se produce una alteración del proceso madurativo cerebral que no consiste únicamente en su enlentecimiento sino en un desarrollo anómalo. Hay estudios que demuestran claramente la evolución desfavorable del índice de complejidad de conexiones cerebrales en los casos no tratados.

Esto hace básica la existencia de una detección precoz que permita intervenir de forma temprana para prevenir no solo los síntomas y sus consecuencias sino el anómalo desarrollo madurativo. Si esto no se produce, puede que más adelante no sea viable revertir la evolución.

Los procesos de remodelación cerebral no terminan nunca de producirse. Eso supone que los adultos puedan seguir padeciendo síntomas propios del TDAH unidos al cúmulo de complicaciones y repercusiones sociales, personales o laborales que han ido sumando a lo largo del tiempo. Las consecuencias pueden ser nefastas en diferentes áreas vitales de gran importancia.

TDAH y anfetaminas. Por qué son necesarias para el tratamiento y que hay de verdad sobre los riesgos
En base a las alteraciones biológicas causantes del TDAH, el uso de medicación para la normalización de los síntomas se ha estudiado desde hace décadas. Desde 1936 se han realizado estudios al respecto y los resultados en múltiples estudios han sido claros al respecto.

La medicación para el TDAH actúa normalizando los niveles de dopamina y noradrenalina cerebral. De esta forma, favorece un correcto funcionamiento de los mecanismos de autocontrol de nuestras funciones ejecutivas. Esto conduce la normalización de las dificultades a corto plazo e induce una remodelación de la estructura cerebral en la dirección correcta del proceso madurativo.

Evidentemente, esto no está asociado a mecanismos de adicción, dependencia o abstinencia. Del mismo modo, los resultados a largo plazo muestran una reducción de las patologías mentales y no asocian riesgos al respecto. A pesar de todos estos datos positivos, debemos ser conscientes de la gran importancia del uso adecuado de los medicamentos para el TDAH independientemente del tipo del que se trate, estimulantes o no estimulantes.

Estos tratamientos deben estar en manos de personal médico especializado con experiencia en su uso y el trato de niños con problemas del desarrollo.