Se encuentra usted aquí

Sarampión: síntomas, contagio y complicaciones

Los síntomas del sarampión aparecen, por lo general, unos 7 a 14 días después de que la persona se infecta. El sarampión generalmente comienza con los siguientes síntomas:

  • Fiebre alta
  • Tos
  • Moqueo (rinitis aguda o romadizo)
  • y Ojos enrojecidos y llorosos (conjuntivitis).

Dos o tres días después de que comienzan los síntomas, pueden aparecer puntitos blancos (manchas de Koplik) dentro de la boca.

Tres a cinco días después de que comienzan los síntomas, se produce un sarpullido. Generalmente, este empieza como puntos rojos y planos en la cara de la persona en la parte donde comienza el cabello y se extiende hacia el cuello, el tronco, los brazos, las piernas y los pies. Sobre los puntos rojos y planos pueden aparecer unos bultos pequeños. Los puntos pueden unirse a medida que se extienden desde la cabeza hacia el resto del cuerpo. Cuando aparece el sarpullido, la fiebre puede aumentar a más de 104 grados Fahrenheit.

Después de unos días, la fiebre disminuye y el sarpullido desaparece.

Transmisión del sarampión
El sarampión es un virus altamente contagioso que vive en las mucosidades de la nariz y la garganta de una persona infectada, y que puede propagarse a los demás a través de la tos y los estornudos. Además, el virus del sarampión puede vivir por hasta dos horas en una superficie o en el aire donde una persona infectada haya tosido o estornudado. Si otras personas respiran el aire contaminado o tocan la superficie infectada y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca, pueden contraer la infección.

El sarampión es tan contagioso que si alguien tiene la enfermedad, hasta un 90 % de las personas cercanas a ella y que no tengan inmunidad también se infectarán.

Las personas infectadas pueden transmitir el sarampión a los demás desde cuatro días antes de que aparezca el sarpullido hasta cuatro días después de su manifestación.

El sarampión es una enfermedad de los seres humanos; ninguna otra especie animal transmite el virus del sarampión.

Complicaciones
El sarampión puede ser grave en todos los grupos de edad. Sin embargo, los niños menores de 5 años y los adultos mayores de 20 tienen más probabilidades de sufrir complicaciones por el sarampión.

Complicaciones comunes
Las complicaciones comunes por el sarampión incluyen infecciones de oído y diarrea. 

Las infecciones de oído ocurren en cerca de 1 de cada 10 niños con sarampión y pueden causar pérdida permanente de la audición.

La diarrea se reporta en menos de 1 de cada 10 personas con sarampión.

Complicaciones graves
Algunas personas pueden sufrir complicaciones graves como neumonía (infección de los pulmones) y encefalitis (inflamación del cerebro). Es posible que tengan que ser hospitalizadas y podrían morir.

Hasta 1 de cada 20 niños con sarampión contrae neumonía, la causa más común de muerte por sarampión en los niños pequeños.

Cerca de 1 de cada 1000 niños que contraen sarampión presentará encefalitis (inflamación del cerebro) que puede causar convulsiones y puede dejar al niño sordo o con retraso mental.

De cada 1000 niños que contraen sarampión, uno o dos morirán por su causa. El sarampión puede hacer que una mujer embarazada dé a luz de manera prematura o que tenga un bebé con bajo peso al nacer.