Se encuentra usted aquí

¿Cuáles son las formas principales de percibir el dolor en los dientes?

Dolor en la dentina
Este dolor se caracteriza por la aparición de un dolor muy intenso y transitorio, que dura apenas segundos asociado con alimentos con cierta acidez, algunas frutas como limones, naranjas, etc., dulces y sobre todo las bebidas frías. Este tipo de dolor a veces es difícil de localizar; el paciente no puede precisar qué diente le duele, se irradia a una zona y no identifica un diente particular como el afectado por el dolor. Casi siempre, la causa de este dolor es la caries, una restauración en mal estado, la pérdida de un empaste, abrasiones del esmalte etc. Su tratamiento consiste en eliminar la caries y en los casos de la hipersensibilidad dental se aplican formulaciones tópicas que son muy efectivas y que hacen que al cabo de unos días las sensaciones desaparezcan.

Dolor después de un tratamiento dental
En ocasiones tras realizarse el tratamiento de la caries dental, los materiales empleados pueden provocar molestias pulpares por irritación quimico-mecánica, a pesar de haberse realizado correctamente la preparación de la cavidad y la propia colocación de la obturación. Muchas veces las molestias son transitorias y desaparecen después de 3 ó 4 semanas. 

¿Qué ha pasado? Ocurre que en ocasiones la pulpa está irritada por la proximidad de la caries, o durante el fresado por los estímulos biomecánicos del corte de la dentina con la fresa de alta velocidad, o simplemente porque para realizar la limpieza de la caries hay que aproximarse a la pulpa.  A pesar que en estos casos los dentistas colocamos un material intermedio con el propósito de proteger o estimular la formación de dentina no siempre se logra el objetivo, y no hay más remedio que extraer la pulpa para conseguir el alivio inmediato (endodoncia).

Dolor pulpar agudo (“dolor de muelas”)
Este dolor puede variar desde ligero a insoportable, puede aparecer de manera espontánea sin que haya estímulos externos, o ante estímulos térmicos o químicos. Puede ser intermitente y pulsátil, con periodos sin dolor, o continuo. Es por tanto, un tipo de dolor con un amplio margen de variabilidad. Ante un dolor bucal, el odontólogo por lo general primero descarta que se trata de dolor asociado a la pulpa dental.

El dolor pulpar puede aparecer de manera espontánea, como un pinchazo breve e intenso o ante diversos estímulos como el frío o el calor. Puede ser momentáneo o mantenido. Con el tratamiento adecuado termina súbitamente el dolor, que consiste en la extracción de la pulpa, (endodoncia), si no se realiza habrá dolor para rato hasta que finalmente muera la pulpa gradualmente, luego se necrosa e infecta (gangrena pulpar) y también duele, pero ahora menos, y con otras características ya que la sintomatología será debida a la extensión de la infección al ligamento y hueso del alvéolo.