Se encuentra usted aquí

Demián Bichir: “Trabajar con Tarantino fue todo lo que imaginé y más”

Demián Bichir se adentra en el violento y cómico universo de Quentin Tarantino con “The Hateful Eight”, un wéstern ambientado en los años posteriores a la Guerra Civil estadounidense (1861-1865) donde el actor mexicano experimentó “el placer” de trabajar con el célebre cineasta.

“Fue todo lo que imaginé y más”, confesó Bichir. “Siempre pensé que sería un placer trabajar con él y no me equivoqué”, indicó el intérprete de 52 años, quien dijo que Tarantino es “generoso y cariñoso, una persona libre y sin miedo que genera un ambiente idóneo donde todo el mundo puede sugerir la mejor salida a cada reto”.

“The Hateful Eight”, una historia donde nada es lo que parece y con ecos de las novelas de Agatha Christie, gozará de un estreno limitado el día de Navidad con copias en 70 milímetros que incluirán una obertura de seis minutos y un intermedio entre dos actos.

“Las imágenes de Robert Richardson -el director de fotografía- son verdaderamente hermosas. Si un amante del cine tiene opción de ver la película así, debería aprovecharla”, sostuvo Bichir sobre este filme que arranca con una diligencia surcando el paisaje invernal de Wyoming.

Entre medias, un cazador de recompensas (Kurt Russell), la mujer cautiva (Jennifer Jason Leigh) a la que lleva ante la Justicia y un grupo de personajes con oscuras intenciones. El realizador de Tennessee reúne en el filme a algunos de los rostros más habituales de su cinematografía, como Samuel L. Jackson, Tim Roth o Michael Madsen, y cuenta con incorporaciones como las de Bruce Dern, Channing Tatum o el propio Bichir.

“Me hicieron sentir en familia”, afirmó el intérprete de Ciudad de México, que empleó un símil futbolístico para hablar de esa situación: “No puedes jugar en el Barcelona viniendo de fuera si no te acogen con los brazos abiertos, si no te arropan y no te hacen parte del grupo”.

“Por muy bueno que seas o por mucho que quieras encajar, si no te quieren no te van a dar el balón”, continuó Bichir. En su caso, tras la primera lectura del guión acompañado por los demás actores, recuerda llegar a casa y decirle a su esposa: “¡Qué lindos son todos!”.

Del proceso que sigue Tarantino como director, el mexicano destaca algo que sucedió durante los ensayos y que recuerda con mucho cariño, especialmente para alguien que ha debutado detrás de las cámaras recientemente con el filme “Refugio”.

“El día que nos veíamos todos las caras por primera vez nos confesó que estaba nervioso. Me pareció encantador por su parte, un gesto que lo define muy bien”, rememoró sobre las palabras del cineasta, ganador de dos Óscar. “Es probable que lo dijera simplemente para relajarnos porque los nerviosos éramos nosotros, o al menos yo lo estaba. Ese momento lo humanizó. Y digo humanizó, porque parece que los genios no son terrenales”, manifestó.

Pocos podrían imaginar que el interés de Tarantino por Bichir nació en el rodaje de “Machete Kills”, la cinta de Robert Rodríguez donde el mexicano intervino en 2013.

Rodríguez no dudó en sugerir a su íntimo amigo Tarantino que contase con Bichir en el futuro, ya que lo consideraba un actor “fantástico”.
A Tarantino le picó la curiosidad y preguntó a Courtney Hoffman, su habitual diseñadora de vestuario, si conocía al actor, y resultó que Hoffman era una enorme fan de la serie “Weeds”, en la que Bichir compartía escenas junto a Mary-Louise Parker.

“Creo que su reacción fue: ‘¿Qué? ¡Demián es maravilloso!’ Y eso animó a Quentin a llamarme, así que le estaré eternamente agradecido a Robert por eso”, declaró el actor.

Bichir es consciente de que habrá gente que se escandalice por la violencia de la película, como es habitual en cada obra de Tarantino, pero él aboga por la libertad que posee cada artista para expresarse de la forma que desee. “Me parece que sólo la gente que es poco inteligente puede confundir la ficción con la realidad”, declaró.