Se encuentra usted aquí

Atención: su hijo puede estar sufriendo bullying

El acoso escolar, también llamado bullying, es un modo de maltrato. Consiste en el continuo y deliberado maltrato  físico, verbal, social o cibernético que recibe un niño por parte de otro u otros niños en el ámbito escolar. 

Casi siempre ocurre lejos de la mirada de los adultos. Es así que el bullying se convierte en un padecimiento solitario que atormenta al niño y que muchas veces los adultos no detectan.

Es necesario que los padres y maestros estén atentos a las primeras señales de acoso escolar para impedirlo y evitar que la situación empeore. 

La escuela debería ser un lugar en el que los niños se sientan protegidos, seguros y confiados. Sin embargo, el acoso escolar, puede convertirla en un lugar de hostigamiento, temor, inseguridad, dolor y desesperación. 

El niño que sufre bullying es seriamente dañado en su autoestima, en su seguridad, en su confianza y en el bienestar general. Al ser tomado de punto por sus compañeros, deja de ser respetado como persona y se vuelve víctima de sus agresores. 

El acoso escolar es un problema muy grave que afecta a muchos niños, niñas y adolescentes de manera cotidiana. El acoso entre pares causa sufrimiento, impotencia, sufrimiento y deteriora la salud psicológica del agredido.   

Tipos de acoso escolar 
Hay varios tipos de acoso escolar, todos son graves. Estos modos de agresión se suelen dar combinados.

  • Físico: todo tipo de amedrentamiento corporal como golpes, empujones, pellizcos, tirar del pelo, patadas, rasguños, robarle, esconderle o romperle sus cosas, etc. 
  • Verbal: todo tipo de amedrentamiento simbólico como burlas, humillaciones, poner apodos ofensivos, insultos, etiquetas, groserías, discriminación por color de piel, por la orientación sexual, por país de origen, por la apariencia física como estatura o peso, por la religión, por la situación económica, etc. 
  • Social: cualquier modo de exclusión social como no permitirle participar en equipos, aislarlo, no invitarlo a fiestas o salidas, no jugar con él, no incluirlo en nada, etc. 
  • Cibernético: todo tipo de amedrentamiento que se realiza a través de internet como humillar, ofender o amenazar a través de palabras o imágenes subidas a  redes sociales, msn, páginas personales, o cualquier otra plataforma cibernética.

Señales de que su hijo/hija está sufriendo acoso escolar 
Frente al acoso escolar los niños suelen no pedir ayuda porque se sienten avergonzados por lo que les está ocurriendo. Es necesario que los padres y los docentes estén atentos para advertir las señales de acoso escolar.

Algunas señales a tener en cuenta son: 

• Tiene lesiones inexplicables. 

• Pérdida o rotura de ropa, libros, dispositivos electrónicos o útiles escolares. 

• Dolores de cabeza o estómago frecuentes, sensación de malestar o simulación de enfermedad. 

• Cambios en los hábitos alimentarios, como saltarse horarios de comidas o atracarse. Los niños pueden llegar de la escuela con hambre porque no almorzaron. 

• Dificultad para conciliar el sueño o pesadillas frecuentes. 

• Calificaciones bajas, pérdida de interés en las tareas escolares, o el niño quiere  ir a la escuela. 

• Pérdida repentina de amigos 

• Deseo de evitar situaciones sociales.

• Deseo de faltar a la escuela.

• No querer hablar de cómo le fue en la escuela. 

• Sentimientos de impotencia y disminución de la autoestima. 

• Comportamiento autodestructivo como escaparse del hogar, lastimarse o hablar de suicidio. 

• Temor de ir al colegio, de caminar hacia y desde el colegio, de subir al autobús escolar o de participar de actividades organizadas con compañeros. 

• El niño parece estar triste, de humor cambiante, lloroso o deprimido cuando vuelve a casa. 

Si ha notado en su hijo alguno de estos síntomas es probable que esté sufriendo acoso escolar. Hable con él. No minimice su sufrimiento. El Acoso Escolar es una situación grave que puede tener repercusiones fatales si es desatendido. 

Algunas consecuencias del acoso escolar 

• Problemas de rendimiento académico y fracaso escolar. 

• Problemas relacionados con la autoestima. 

• Ideas e intentos de suicidio. 

• Trastornos emocionales y cuadros depresivos. 

• Fobia al colegio y fobia social. 

• Sentimientos de inferioridad. 

• Problemas físicos: heridas, contusiones, alteraciones gastrointestinales, dolores de cabeza. 

• Alteraciones del apetito y conductas alimentarias inadecuadas.

• Depresión. 

• Enuresis y conductas regresivas.

• Trastornos del sueño como las pesadillas y los terrores nocturnos. 

• Conductas agresivas.

El niño o adolescente que sufre acoso escolar necesita ayuda 
Para detectar el acoso escolar los padres deben estar atentos y disponibles para sus hijos. Es necesario que los chicos puedan confiar en ellos y contarles lo que les pasa.  Para los niños es difícil hablar de esto. Necesitan ser comprendidos, escuchados con tranquilidad, y sentir que los padres p ueden protegerlos. 

También es importante que los padres estén en comunicación con los docentes y autoridades de la escuela para mantenerse informados de lo que ocurre o para informar si sospechan que su hijo sufre algún tipo de acoso escolar.