Se encuentra usted aquí

El representante del papa Francisco visita a las víctimas del desastre minero en Brasil

Sao Paulo, 18 may (EFE).- El secretario del Vaticano para el Desarrollo Integral, el monseñor Bruno-Marie Duffé, visitó este sábado la ciudad de Brumadinho, en el sudeste de Brasil, para reunirse y expresar la solidaridad de la Iglesia con las víctimas de la tragedia minera que ha dejado al menos 240 muertos.

Durante la mañana de este sábado, el monseñor celebró una misa en la Iglesia de la zona del Corrego de Feijao, en la que rindió homenaje a las víctimas del desastre y consoló a los familiares de los fallecidos.

Posteriormente, realizó una procesión hasta el río de lodo dejado por la ruptura de la presa minera, que sepultó centenares de propiedades a finales de enero pasado.

A largo del día, Duffé participará en diversas actividades en las comunidades de Brumadinho, como momentos de reflexión y oración, escucha de testimonios y peregrinación a las zonas inundadas por el lodo tóxico, informó en un comunicado la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil (CNBB por sus siglas en portugués).

El monseñor, enviado especial del papa Francisco, concluirá su visita a esa ciudad, situada en el estado de Minas Gerais, con una celebración eucarística, bautizada como "Misa de la Esperanza", en la Iglesia Matriz de la urbe.

En su paso por Brasil, Duffé participó la víspera en el seminario "La minería y el cuidado de la Casa Común", en la Pontificia Universidad Católica (PUC) de Belo Horizonte, la capital regional de Minas Gerais y ubicada unos 60 kilómetros de distancia de Brumadinho.

Durante el evento, diversas autoridades eclesiásticas y expertos debatieron las "contradicciones" de la actividad minera y de extracción en Brasil y, en su conferencia, el enviado del papa reafirmó el "compromiso del Vaticano" de "defender la vida y permanecer con el apoyo a las comunidades que defienden sus territorios".

Una vez concluida su visita al país suramericano, el monseñor entregará al Vaticano un reporte con los principales puntos discutidos en el seminario, así como un análisis sobre los impactos que la tragedia ha dejado en la población de Brumadinho.

El pasado 25 de enero, el colapso de la represa del Córrego do Feijao, perteneciente al gigante minero Vale, dejó al menos 240 muertos y 32 desaparecidos después de que una ola gigante de lodo y minerales sepultara centenares de propiedades de la zona, entre ellas las estructuras de la propia compañía.

El desastre en Brumadinho se produjo tan solo tres años después de otro similar ocurrido en Mariana, también en Minas Gerais y donde la rotura de varios diques de la minera Samarco, controlada por Vale y BHP Billiton, causó 19 muertos.

Tags