Se encuentra usted aquí

México abandera el multilateralismo en la ONU y Cuba carga contra Trump

Naciones Unidas, 28 sep (EFE).- México abanderó hoy el apoyo al multilateralismo en la penúltima jornada de los debate de alto nivel en la Asamblea General de Naciones Unidas, en donde Cuba acusó al Gobierno de Donald Trump de "bajeza y podredumbre" por endurecer sus políticas contra la isla y la Venezuela de Nicolás Maduro.

Una treintena de países han desfilado en un intenso sábado por el atril de la 74 sesión de la Asamblea General, que el próximo lunes cerrará su reunión anual de alto nivel.

La práctica totalidad de estados intervinientes han defendido el multilateralimso que representa la ONU y la necesidad de llegar a acuerdos internacionales de forma conjunta, a diferente de EE.UU, cuyo presidente Trmp dijo en la sesión inaugural que "el mundo no será de los globalistas, sino de los patriotas".

En este contexto, México llamó en primera instancia a combatir los crímenes de odio e ideas como el supremacismo blanco y urgió a frenar el avance del unilateralismo.

En su discurso ante la Asamblea General de la ONU, el secretario de Relaciones Exteriores mexicano, Marcelo Ebrard, hizo una amplia presentación sobre las metas del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, tanto dentro como fuera del país.

Entre otras cosas, Ebrard hizo referencia a la matanza de hispanos del pasado agosto en El Paso (Estados Unidos) -que dejó 22 muertos, entre ellos ocho mexicanos- y a su conexión con la de Christchurch (Nueva Zelanda), donde medio centenar de personas fueron asesinadas en dos mezquitas.

"Tenemos que tomar conciencia de que el supremacismo blanco, las ideas del reemplazo de las civilizaciones, están ya teniendo una conexión muy evidente", apuntó el canciller mexicano, que pidió "sumar esfuerzos para hacerle frente".

Según Ebrard, no solo se trata de prevención, sino de "dar de frente la batalla cultural, la batalla civilizatoria, para impedir que sigan expandiéndose estas ideas que ponen en tela de juicio el basamento mismo de la convivencia".

Ebrard insistió en el compromiso del Gobierno de López Obrador con el multilateralismo y su intención de participar más activamente en su defensa, por ejemplo con su candidatura al Consejo de Seguridad de la ONU.

El canciller mexicano consideró que "hay que contener tendencias unilateralistas que han ido aflorando por doquier" y criticó en el ámbito Latinoamericano "medidas como el bloqueo a Cuba y la imposición de sanciones a países".

Precisamente, Cuba denunció la "bajeza y podredumbre" del Gobierno estadounidense con una feroz crítica al endurecimiento de las políticas de Washington contra la isla y contra el Ejecutivo venezolano liderado por Nicolás Maduro.

"En el último año el Gobierno estadounidense ha incrementado cualitativamente sus medidas de hostilidad y bloqueo contra Cuba", aseguró el canciller cubano, Bruno Rodríguez, en su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas.

Rodríguez arremetió contra las últimas medidas adoptadas por la Administración Trump, incluidos los "escollos adicionales al comercio exterior" y a las relaciones financieras de Cuba.

También acusó a Washington de haber iniciado en los últimos meses "medidas criminales" para impedir el abastecimiento de combustible a la isla, a través de la "amenaza y persecución" a las compañías de transporte y a los Gobiernos donde están registradas navieras y aseguradoras.

Rodríguez se refirió además a uno de los últimos movimientos estadounidenses: su decisión de sancionar al expresidente cubano y líder del Partido Comunista, Raúl Castro, por "su implicación en graves violaciones de derechos humanos".

"Se trata de una acción sin efecto práctico dirigida a ultrajar la dignidad de Cuba y los sentimientos de nuestro pueblo", dijo el canciller, que calificó la media de "migaja electorera que se lanza a la extrema derecha cubano-americana".

La situación en Venezuela fue otro de los elementos centrales de la intervención cubana en la Asamblea General de la ONU, con una clara defensa del Gobierno de Maduro y fuertes críticas por el papel de EE.UU. en la crisis.

"Respaldamos sin vacilación al Gobierno legítimo que preside el compañero Nicolás Maduro Moros", dijo Rodríguez, que acusó a Washington de promover en Venezuela "golpes de Estado, magnicidios, guerra económica y sabotaje al suministro de electricidad".

Por su parte, el ministro de Exteriores de Nicaragua, Denis Ronaldo Moncada, abogó por abordar una reforma profunda de la ONU e incluso trasladar su sede fuera de Estados Unidos, un país que a su juicio no respeta el derecho internacional y que asedia a Cuba y Venezuela, estados con los que se solidarizó.

"La transformación de la ONU es indispensable para que pueda servir a la humanidad", subrayó el ministro nicaragüense, quien abogó por que la organización de Naciones Unidas cambie su sede y abandone un país, Estados Unidos, que "no respeta el derecho internacional".

Moncada se refirió al hecho de que recientemente el gobierno de Estados Unidos anunció la expulsión de dos diplomáticos cubanos que son parte de la misión de ese país ante Naciones Unidas, debido según EE.UU. a que los dos representantes de la isla, cuyos nombres no fueron revelados, intentaron "realizar operaciones de influencia contra EE.UU.".

Carles Escolà

Tags