Se encuentra usted aquí

Irán rechaza negociar con EE.UU. y propone a sus vecinos un plan de paz

Naciones Unidas, 25 sep (EFE).- El presidente iraní, Hasan Rohaní, descartó este miércoles negociar con Estados Unidos mientras continúen las sanciones y aprovechó el púlpito de la ONU para proponer a sus vecinos un plan que garantice la paz en el Golfo.

"Quisiera anunciar que nuestra respuesta a cualquier negociación bajo sanciones es negativa", dijo Rohaní en un esperado discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas.

Sobre la gran cita anual de la ONU planeaba este año la posibilidad de un histórico encuentro entre los líderes de Irán y de Estados Unidos, una opción alimentada por el propio Donald Trump y que el presidente francés, Emmanuel Macron, busca con empeño.

La cita había sido rechazada públicamente por Irán y este miércoles, ante los líderes internacionales, Rohaní se encargó de despejar cualquier duda que pudiese quedar.

"Nunca vamos a negociar con un enemigo que busca hacer que Irán se doblegue utilizando armas de pobreza y presión", zanjó.

UN RESQUICIO PARA LA DIPLOMACIA

El aparente portazo, sin embargo, dejó también un resquicio para la diplomacia, pues Rohaní no se olvidó de mostrar a Washington por dónde puede entrar.

"Abandonen las sanciones para abrir el camino a las negociaciones", dijo el líder iraní.

Rohaní lo dejó bastante claro: está dispuesto a jugar siempre que del otro lado se acepten unas reglas básicas, que pasan por volver al marco del acuerdo nuclear y, por tanto, dar marcha atrás a la reimposición de las sanciones estadounidenses.

Irán, asfixiado por los castigos, se guarda todavía en la manga un par de ases: su control estratégico del estrecho de Ormuz, clave para el flujo petrolero, y el desarrollo de su programa atómico, una amenaza con la fuerza suficiente para forzar concesiones estadounidenses.

Como ha demostrado el caso de Corea del Norte, Trump es perfectamente capaz de pasar de los ataques más duros a compartir mesa con enemigos aparentemente irreconciliables.

Desde su llegada a la Casa Blanca, el presidente de EE.UU. mostró sin tapujos su deseo de terminar con el pacto nuclear negociado por su predecesor, Barack Obama, y que tras años de complejísimas discusiones llevó a que Irán frenase su programa atómico y que, a cambio, disfrutase de un levantamiento de sanciones.

SI QUIERE MÁS, PAGUE MÁS

Para los republicanos, el texto no era aceptable al limitarse al aspecto nuclear y no neutralizar de alguna manera la amenaza militar iraní en Oriente Medio.

Hasta ahora, Irán parecía cerrado en banda a una renegociación, pero Rohaní mostró en la ONU cierta apertura, con un mensaje muy comprensible para un hombre de negocios como Trump.

"Si requieren más, también deberían pagar más", señaló el presidente iraní.

EUROPA SE DISTANCIA

Los países europeos eran para Irán la clave a la hora de poder sobrevivir a la reimposición de las sanciones estadounidenses, pero a juicio de Teherán no están siendo capaces de cumplir lo prometido.

La decisión iraní este verano de comenzar a violar el pacto nuclear en respuesta a Washington, con nuevas actividades atómicas, ha distanciado a Europa.

Los ataques de este mes contra refinerías saudíes tampoco han ayudado y esta semana Alemania, Francia y el Reino Unido no dudaron en responsabilizar a Irán de esas acciones.

"Este es el principio de un despertar al hecho de que Irán es el agresor, no el agraviado, como aseguran (los líderes iraníes) mientras corretean por Nueva York esta semana", aseguró al respecto el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, este miércoles.

Apenas unos minutos después, la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, reconocía que cada vez resulta más "difícil" preservar el acuerdo nuclear con Irán pese a que las partes que continúan en el pacto siguen comprometidas con él.

RIESGO DE INCENDIO EN EL GOLFO

Los ataques al petróleo saudí han disparado la tensión en el Golfo y han supuesto un nuevo paso en el conflicto indirecto que viven desde hace años Riad y Teherán, con Yemen como el escenario más obvio.

En respuesta, Rohaní llevó a Naciones Unidas una iniciativa de paz regional, que busca contrarrestar la coalición propuesta por EE.UU. para garantizar la seguridad de navegación en el Golfo.

"Nuestra región está al borde del colapso, un único error podría crear un gran incendio. No podemos tolerar la intervención provocadora de extranjeros", insistió el presidente iraní.

Aunque no dio demasiados detalles del plan, Rohaní subrayó que el punto de partida es la salida de tropas estadounidenses de la región.

"La seguridad no va a lograrse con armas estadounidenses e intervención", recalcó.

Mario Villar

Tags