Se encuentra usted aquí

La plataforma republicana 2016 en materia de inmigración

"La inmigración Ilegal Pone en peligro a todos, explota a los  contribuyentes." Plataforma Republicana

Conscientes de la importancia de las elecciones presidenciales el 8 de noviembre y lo que representará para la comunidad hispana y el futuro de 11 millones de indocumentados en Estados Unidos, a partir de esta edición estaremos presentando información detallada sobre cómo los partidos Demócrata y Republicano  están tratando el tema de la inmigración.

Comenzamos con el texto completo en español de la Plataforma del  Partido Republicano en lo  que se refiere al tema de inmigración, donde establecen sus bases políticas para lo que sería su plan de acción en caso de que Donald Trump llegue a la presidencia.

La próxima semana presentaremos el texto completo de la Plataforma del Partido Demócrata sobre el tema de la inmigración.

Inmigración y Estado de Derecho
Nuestro partido es el hogar natural para los que vienen en busca de libertad y justicia. Damos la bienvenida a todos al Partido de las Grandes Oportunidades.

El activo más importante de la economía de Estados Unidos es el trabajador estadounidense.

Nuestro sistema de inmigración debe proteger a las familias trabajadoras estadounidenses y sus salarios, de forma igual para los ciudadanos y los inmigrantes legales de manera que mejore la economía.

Del mismo modo que la mano de obra inmigrante ayudó a construir nuestro país en el pasado, los inmigrantes legales de hoy en día están haciendo contribuciones vitales en todos los aspectos de la vida nacional.

Su espíritu de industria y su compromiso con los valores estadounidenses fortalece nuestra economía, enriquece nuestra cultura, y nos permite entender mejor y competir con el resto del mundo con mayor eficacia.

Estamos especialmente agradecidos a los miles de nuevos inmigrantes legales, muchos de ellos todavía no son ciudadanos, que están sirviendo en las Fuerzas Armadas y están entre los primeros en responder.

Su patriotismo debería alentar a todos a abrazar a los recién llegados legalmente entre nosotros, ayudar a su viaje a la plena ciudadanía, y ayudar a sus comunidades a evitar el aislamiento de la corriente principal de la sociedad.

También estamos agradecidos por los muchos inmigrantes legales que siguen contribuyendo a la sociedad americana.

A tal fin, los dos nos animamos a la preservación de las lenguas patrimoniales y apoyamos al Inglés como idioma oficial de la nación,  como una fuerza unificadora esencial para el progreso de las comunidades de inmigrantes y nuestra nación en su conjunto.

La política de inmigración de Estados Unidos debe servir al interés nacional de los Estados Unidos, y los intereses de los trabajadores estadounidenses debe ser protegida por las reclamaciones de los ciudadanos extranjeros que buscan los mismos puestos de trabajo.

Con todos nuestros conciudadanos, hemos visto, con ira y disgusto, la burla de las leyes de inmigración por un presidente que se ha hecho superior a la voluntad de la nación.

Estamos con las víctimas de sus políticas, especialmente las familias de inocentes asesinados. La inmigración ilegal pone en peligro a todos, explota a los contribuyentes, e insulta a todos los que aspiran a entrar en los Estados Unidos legalmente.

No a la amnistía
Nos oponemos a cualquier forma de amnistía para aquellos que, al romper la ley, han dejado en desventaja a las personas que la han obedecido.

Las amnistías ejecutivos de 2012 y 2014 son una violación directa de la ley federal y usurpa los poderes del Congreso como se indica en el artículo I de la Constitución. Estas amnistías ilegales deben quedar sin efecto de inmediato por dictamen de un presidente republicano.

En una época de terrorismo, carteles de la droga, la trata de personas, y las bandas criminales, la presencia de millones de personas no identificadas en este país plantea graves riesgos para la seguridad y la soberanía de los Estados Unidos.

Nuestra más alta prioridad, por lo tanto, debe ser el de asegurar nuestras fronteras y todos los puertos de entrada y de hacer cumplir las leyes de inmigración.

Sí al muro fronterizo
Es por ello que apoyamos la construcción de un muro a lo largo de nuestra frontera sur y la protección de todos los puertos de entrada.

El muro de la frontera debe cubrir la totalidad de la frontera sur y debe ser suficiente para detener el tráfico de vehículos y peatones.

Insistimos en la aplicación de sistemas de verificación del lugar de trabajo para que más puestos de trabajo puedan estar a disposición de todos los trabajadores legales.

E-Verify obligatorio
El uso del E-Verify - un sistema basado en Internet que verifica la autorización de empleo y la identidad de los empleados - debe ser obligatorio en todo el país. Reafirmamos nuestro respaldo al programa SAVE - Verificación sistemática de uso de prebendas - para asegurar que los fondos públicos no se les de a las personas que no se encuentren legalmente en este país.

Exigimos sanciones duras contra aquellos que se involucran en el robo de identidad, tratar de documentos fraudulentos, y el tráfico de seres humanos.

El Departamento de Seguridad Nacional debe utilizar su autoridad para mantener a extranjeros peligrosos fuera de nuestras calles y para acelerar la expulsión de extranjeros criminales. La pertenencia a una pandilla debería ser una ofensa deportable.

Aumentar los castigos
Cualquier inmigrante ilegal previamente deportado que sigue mostrando una falta de respeto a nuestras fronteras y el estado de derecho debe ser penalizado.

Es por esto que apoyamos penas más severas, como una sentencia mínima obligatoria de cinco años, para cualquier extranjero ilegal que ilegalmente vuelva a entrar en nuestro país después de que ya ha sido deportado.

Debido a que las “ciudades santuario” violan la ley federal y ponen en peligro sus propios ciudadanos, que no deberían ser elegibles para fondos federales.

En contra de las licencias para indocumentados
El uso de licencias de conducir estatales para recompensar a las personas que están el país de manera ilegal es una afrenta al Estado de Derecho y debe ser suspendido.

A la luz de las necesidades actuales y la práctica histórica, instamos a la reforma de los programas de trabajadores temporales para eliminar el fraude, mejorar la eficiencia y garantizar que sirven al interés nacional.

Reducir las cuotas de “green cards”
A la luz de los alarmantes niveles de desempleo y subempleo en este país, es insostenible seguir ofreciendo la residencia permanente legal a más de un millón de ciudadanos extranjeros cada año.

La Corte Suprema de Justicia ha reconocido correctamente que los estados tienen la autoridad constitucional para tomar medidas para reducir la inmigración ilegal. Condenamos las demandas de la administración Obama contra los estados que están tratando de reforzar la ley federal.

Dar poder a los estados para leyes migratorias
Apoyamos el derecho de los estados a promulgar leyes que disuaden los extranjeros ilegales que residen dentro de sus estados.

Desde su comienzo, nuestro país ha sido un puerto de refugio y asilo. Eso debería continuar pero con cambios importantes. 

El asilo debe limitarse a los casos de persecución política, étnica o religiosa. Como ha señalado el director del FBI, no es posible para investigar plenamente todos los posibles refugiados.

Para garantizar nuestra seguridad nacional, los refugiados que no pueden ser cuidadosamente evaluados no pueden ser admitidos en el país, especialmente aquellos cuyas tierras han sido el caldo de cultivo para el terrorismo.