Se encuentra usted aquí

El Gobierno checo se enfrenta a China por cancelación de giras de orquestas

Praga, 12 sep (EFE).- El Gobierno de la República Checa ha criticado duramente a las autoridades chinas por la cancelación de las giras en el país asiático de varias orquestas checas, que los medios locales atribuyen a la negativa del Ayuntamiento de Praga a reconocer a Tíbet y Taiwán como parte de China.

"No entiende su función diplomática, y hace aquí política. Como no dejaba de repetir sinsentidos, entonces le di un portazo", declaró hoy a la emisora CT24 el ministro de Cultura, Lubomir Zaoralek, sobre el desencuentro que tuvo a principios de esta semana con el embajador chino, Zhang Jianmin.

La disputa se refiere a la cancelación o aplazamiento indefinido en lo que va de año de las giras por China de cuatro orquestas, entre ellas la Filarmónica de Praga y la Orquesta Sinfónica de la Radio Checa.

Aunque el Gobierno checo no ha señalado directamente que las cancelaciones tengan que ver con la postura del Ayuntamiento de Praga, en manos del Partido Pirata, el ministro Zaoralek aseguró el lunes que la actitud de Pekín "es inadmisible y dinamita todo lo que se ha conseguido en las relaciones checo-chinas".

"Le dije al embajador que, tal y cómo van las cosas, espero escuchar pronto que las obras de (los compositores checos) Bedrich Smetana y Antonín Dvorak serán vetadas en China porque vivieron demasiado tiempo en Praga", llegó a criticar el ministro.

Desde la Embajada china se ha asegurado que no hay motivación política tras las cancelaciones de las giras y que, en el caso de la Orquesta Sinfónica de la Radio Checa, fue la propia agrupación la que solicitó retrasar el viaje.

Jakub Cizek, director de esta orquesta, aseguró sin embargo a Efe que China no había facilitado los permisos necesarios y que la agencia que organizaba la gira recomendó posponerla al menos hasta al año que viene.

Los medios checos señalan que el conflicto se debe a que el Ayuntamiento de Praga quiere revisar el acuerdo de hermanamiento con Pekín y dejar de reconocer el principio de "una sola China", que mantiene que sólo hay un país soberano bajo ese nombre, frente a Taiwán, oficialmente República de China.

Además, el Partido Pirata, que lidera la coalición de Gobierno municipal, quiere suprimir el enunciado sobre el reconocimiento checo de la integridad territorial de China, incluido el Tíbet, región ocupada militarmente por China a principios de la década de 1950.

Tags