Se encuentra usted aquí

Coutinho, historia de un fracaso

Costó mucho vestirle de azulgrana, con numerosas e intensas negociaciones con el Liverpool, pero, un año y medio después de su llegada al Barcelona, la salida de Philippe Coutinho, sin apenas ofertas, ha sido igual o más compleja. Finalmente, el brasileño, cedido por un año al Bayern de Múnich, se marcha por la puerta de atrás de la Ciudad Condal.

Con un precio de 120 millones fijos más 40 en variables, que supuso el fichaje más caro de la historia de la entidad culé, el carioca aterrizó con la presión de rendir desde el primer minuto. Una situación con la que no ha sabido lidiar, acrecentada además por la exigencia del equipo catalán, obligado a ganar todos los partidos.

Titular con Brasil y estrella absoluta con los ‘reds’, nada hacía presagiar que Coutinho no pudiera exhibir su innegable talento en el Camp Nou. Sin embargo, pese a las numerosas oportunidades brindadas por el técnico barcelonista, Ernesto Valverde, el brasileño ha sido incapaz de ser decisivo. Una situación que probablemente se deba a su fragilidad mental y no a la calidad que atesoran sus botas.

El Barcelona pagó mucho por el carioca, obligado en parte por la marcha de Neymar a cambio de 222 millones, pero su caída en picado en Barcelona y su alta ficha, de 12 millones anuales, le dejaron sin pretendientes este verano.

Sin ningún equipo capaz de poner dinero para un traspaso, a excepción del intercambio por Neymar más dinero con el PSG, la única opción viable ha acabado siendo la cesión. Primero estuvo cerca del Tottenham pero finalmente Múnich ha sido su destino, donde podrá empezar una nueva etapa.