Se encuentra usted aquí

Claman justicia en El Salvador tras 44 años de la masacre de estudiantes en 1975

San Salvador, 30 jul (EFE).- Estudiantes y autoridades de la estatal Universidad de El Salvador (UES) alzaron este martes sus voces para exigir justicia para los universitarios masacrados y desaparecidos por el Ejército el 30 de julio de 1975.

En el marco del 44 aniversario de la masacre, la comunidad universitaria realizó una marcha que recorrió las principales calles de San Salvador y en la que los participantes recordaron a sus héroes y mártires, cuyas voces fueron calladas por la dictadura militar.

Mirna Perla, sobreviviente de la masacre y defensora de derechos humanos, dijo a Efe que tras cuatro décadas de la masacre es "urgente" que "los responsables enfrenten a la justicia para que este caso no continúe impune".

Perla señaló que recordar año con año lo sucedido en 1975 "es un compromiso que conlleva seguir luchando y trabajando para que se investigue el atroz hecho que fue, es y será un claro ejemplo de grave violación a los derechos humanos".

Los estudiantes asesinados protestaban por la represión que sufrieron el 25 de julio del mismo año compañeros del Centro Universitario de Occidente, adscrito a la UES, quienes exigían respeto al entonces presidente del Gobierno, Arturo Armando Molina, un militar que había ganado las elecciones en febrero de 1972 con el Partido de Conciliación Nacional (PCN).

La violenta represión fue ordenada por el entonces ministro de Defensa, Carlos Humberto Romero Mena, quien también gobernó al país centroamericano y fue el último presidente militar como parte de la dictadura instalada entre 1931 y 1979, cuyos presidentes llegaban mediante elecciones fraudulentas o golpes de Estado.

La intervención militar, efectuada con gases lacrimógenos y armas de fuego, se saldó con un número de estudiantes muertos y desaparecidos no contabilizados hasta la fecha, debido a que los agentes de seguridad bloquearon el paso al lugar y recogieron los cuerpos, según declararon en su momento algunos testigos de los hechos.

Investigaciones efectuadas posteriormente por observadores internacionales y organizaciones de derechos humanos señalan que, aunque la cifra exacta de fallecidos se desconoce, fueron alrededor de 100 personas las que se contabilizaron como muertas y desaparecidas.

Esta masacre, perpetrada años antes del estallido de la guerra civil (1980-1992), se suma a otras perpetradas por el Ejército, entre estas la matanza de El Mozote, El Calabozo y la del río Sumpul.

Durante los 12 años de guerra, en los que se enfrentaron la guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y el Ejército de este país, financiado por Estados Unidos, murieron unas 75.000 personas y desaparecieron otras 8.000.

Tags