Se encuentra usted aquí

Una oportunidad para que soñadores puedan estudiar una carrera

Beca ReconoceR de la Universidad de Monterrey

Raleigh.-  Los jóvenes inmigrantes indocumentados que hayan sido deportados o estén dispuestos a mudarse a México para seguir una carrera universitaria, podrían beneficiarse de una beca que cubriría los costos de los estudios así como la estadía.

El programa ReconoceR, de la Universidad de Monterrey (UDEM) reabrirá en mayo la inscripción para la ayuda financiera destinada a soñadores que cumplan con ciertos requisitos, según explica a Qué Pasa, Agustín Landa García-Tellez, Vice Rector de dicha institución educativa.

“Esta beca es para jóvenes mexicanos y centroamericanos que hayan cruzado a Estados Unidos y que no pueden estudiar porque no tienen papeles o porque DACA no les permite pagar matrículas como residentes”, indica.

Los postulantes deben haber nacido en México, Guatemala, Belice, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica o Panamá. Tener entre 17 y 25 años de edad y  que, debido a una situación legal, política o económica, no puedan continuar con sus estudios profesionales en los Estados Unidos. Además, deberán comprobar que no cuentan con recursos económicos.

También, los candidatos deben demostrar que han tenido un buen desempeño académico. “Funciona para jóvenes que nos demuestren que tienen buenas calificaciones, buena actitud, que quieran estudiar y arriesgarse a salir de Estados Unidos y saber que por un tiempo no  van a poder regresar, pero que van a tener todo para estudiar en la universidad”, explica Landa.

ReconoceR cubre la totalidad del costo de cualquiera de las 47 carreras que ofrece la Universidad de Monterrey, así como la vivienda. El alumno, sólo deberá hacerse cargos de los gastos de  alimentación, libros y transporte. 

De acuerdo con Landa, entre educación y vivienda, la beca cubre aproximadamente 2 millones de pesos mexicanos (un poco más de 100 mil dólares)

Alianza por la educación 

Este programa de becas comenzó en 2016 como una iniciativa de la UDEM y el premiado director de cine, Alejandro González Iñárritu (Ganador del Oscar por The Renevant y Birdman).

“Alejandro vino en septiembre del 2016 a la universidad y abrimos un fondo de becas para poder traer inicialmente a cuatro o cinco muchachos a estudiar a la universidad”.

El objetivo era crear una alianza para hacer frente a la situación que viven miles de jóvenes  inmigrantes de  México y Centroamérica que no pueden continuar sus estudios en Estados Unidos.

“DACA no era suficiente”

El primero en formar parte del programa fue Kevin Bueno González, quien desde los casi cuatro años de edad había vivido en Colorado, el estado que eligió su madre para emigrar en busca de un mejor futuro para ambos.

A pesar de tener DACA y haber estudiado en un colegio comunitario pagando matrícula como residente, Kevin sentía que la Acción Diferida no era suficiente para cumplir sus sueños de ser un profesional y conocer el mundo.

“Cuando cumplí 18 años yo quería regresar a México. En ese momento no tenía DACA  y comencé a buscar oportunidades en muchas universidades de México, pero no había una que diera un apoyo “full”. Al poco tiempo el presidente Obama anunció DACA y me quedé”, cuenta en conversación telefónica con Qué Pasa.

Esos contacto que hizo al otro lado de la frontera dieron resultados. Cuando Kevin tenía 22, en 2016, recibió la llamada de la organización sin fines de lucro Dream in México para avisarle del inicio de la beca ReconoceR.

“Me dijeron que estaba la oportunidad de estudiar en la universidad de Monterrey con una beca que cubría cien por ciento la colegiatura y  la residencia y les dije que si me interesaba. Comencé el proceso y al final me seleccionaron”.

Sin dudarlo, en enero de 2017,  Kevin dejó el lugar que había sido su hogar por 18 años para integrarse a la Universidad de Monterrey donde actualmente cursa la carrera de Creación de Negocios e Innovación Empresarial.

“En Estados Unidos me sentía limitado, humillado. Sentía que no me querían, que no valoraban que era un buen estudiante, un buen ciudadano aunque no tuviera papeles. Y dije: está México y  el resto del mundo. ¿Qué estoy haciendo aquí? Para mi no era suficiente DACA”. 

Actualmente este joven se encuentra en Francia en un intercambio que también cubre la UDEM.

“La educación que hemos obtenido en Estados Unidos nos prepara para ser exitosos en cualquier parte. Hay muchas opciones no solo en México sino otras universidades de Europa”.

Lo deportaron pero siguió luchando

Omar Cortina, quien emigró  a Chicago junto a sus padres cuando tenía un año de edad, fue una de las víctimas de la decisión del presidente Trump de eliminar DACA.  Antes que una corte federal bloqueara la decisión del mandatario, este joven no logró renovar el  amparo migratorio que lo había protegido desde el 2012, cuando tenía 23 años. 

En 2018 fue tomado en custodia por agentes de ICE ‘y pocos meses después  fue deportado. Atrás quedaban sus sueños de ser policía y sus estudios de Justicia Criminal que había culminado con éxito.

“Cuando era niño yo pensaba que era ciudadano... saludaba a la bandera por las mañanas. Cuando me enteré en la escuela que no podía tener una licencia de manejo, hablé con mi mamá y ella me  lo confirmó: eramos indocumentados. Aún así fui a la universidad, trabaje duro, obtuve DACA... cuando me arrestaron no me dieron ni la oportunidad de despedirme de mis padres”. 

Una vez en México, lejos de darse por vencido, Omar decidió buscar opciones educativas. 

“Vi  en Internet que había unos muchachos que eran  dreamers como yo y en la misma situación. Estaban felices hablando de su futuro, de aquello que habían podido hacer acá y no podían en Estados Unidos debido a su situación”.

Omar, buscó ayuda de Dream in México, que lo contactó con una alumna de UDEM que estaba haciendo una tesis de jóvenes que habían retornado al  país. En así como descubrió la existencia de la beca.

Actualmente, Omar estudia Relaciones Internacionales y es parte de los jóvenes que integraron la segunda generación de la becas. 

“Sé que con Relaciones Internacionales voy a poder ayudar a otros inmigrantes como yo. Quiero hacer de México mejor que Estados Unidos para  que nadie tenga que emigrar”, afirma. “Me siento bendecido por Dios  y de haber obtenido la beca. Yo allá (en Chicago) debía de ocuparme de conseguir el dinero para estudiar, ocuparme de que no me paren por manejar sin licencia antes de obtener DACA. Acá debo ocuparme solo de estudiar y poner todo mi talento en las clases”.

Omar afirma que la infraestructura de la universidad se asemeja a cualquiera de Estados Unidos.

Adaptación al idioma

Al ser el inglés su primera lengua, Kevin y Omar han tenido que esforzarse el doble, pero ambos agradecen que sus padres les hayan enseñado a hablar español.

“Lo difícil es para presentar la tareas escritas, pero los profesores entienden y nos permiten presentarlas en inglés mientras nos adaptamos”, cuenta Omar. “Hay bastante recursos y ayuda disponible para aprender más el español”.

“Ahora agradezco que mi padrastro me haya obligado a hablar español en casa”, dice Kevin.

De acuerdo con Landa, la universidad brinda soporte a los estudiantes que tienen limitaciones con el español hasta que puedan perfeccionarse en este idioma.

Una beca competitiva

Hasta el momento, los fondos obtenidos para la beca permiten que sólo 5 jóvenes puedan acceder a ella por año. 

Actualmente ocho jóvenes inmigrantes estudian con este apoyo económico. Cuatro de ellos siguen la carrera de Medicina, otros en Relaciones Internacionales, Creación de Negocios e Innovación Empresarial e Ingeniería Industrial.

 Sin embargo, Landa sostiene que de tener más fondos desde México o Estados Unidos, el número de becarios se incrementaría.

“Actualmente tenemos unos doce benefactores que nos aportan para las becas. Nuestra meta es poder llegar a tener de 30  a 35 jóvenes permanente”.

Como un ex alumno de UNC Chapel Hill, Landa asegura que uno de sus deseos es que soñadores de Carolina del Norte puedan acceder a la ayuda de ReconoceR. “Queremos que los muchachos de Carolina del Norte puedan tomar esta oportunidad”.

Landa asegura que la Universidad de Monterrey  comprende la situación emocional de los estudiantes que están lejos de sus familias.

“No van a dejar de sentir tristeza y añoranza, por estar lejos de sus familias pero,  al mismo tiempo va a ver una comunidad que los va arropar. Hemos procurado crear una comunidad de aprendizaje, de amistad y de vida, entre ellos (los becados) y otros estudiantes. Y los padres deben tener la seguridad que sus hijos estarán bien”.

COMO POSTULAR

Si quieres conocer más sobre los requisitos para aplicar a la beca ReconoceR puedes ingresar a los siguientes enlaces:

https://becasreconocer.org/en/

https://becasreconocer.org/testimonios/

PARA SER BENEFACTOR

Donativos desde Estados Unidos:

Bank of America

Cuenta #: 001920988117

ABA: 026009593

SWIFT: BOFAVS3N

Nombre de la cuenta: UDEM Foundation

Para más información, comunícate con:

Yamal Topalian

yamal.topalian@udem.edu.mx