Se encuentra usted aquí

Un largo recorrido en la lucha por los miles de tepesianos

Chapel Hill.- La caravana “Jornada por la Justicia del TPS”, organizada por la Alianza Nacional TPS, llegó el pasado miércoles 31 de octubre al área del Triángulo, en Carolina del Norte. Tras tres meses de ruta por Estados Unidos y más de 50 ciudades visitadas, Miguel, José, Elena, Carlos, Félix, Francis, Roxana... y hasta diecinueve mujeres y hombres integrantes de esta iniciativa difundieron un único mensaje: “Residencia permanente para todos los tepesianos”.

Durante la visita, el grupo organizó diferentes foros informativos en el área para todas aquellas personas que siendo o no beneficiarias del Estatus de Protección Temporal (TPS) puedan conocer el impacto que su cancelación tendría para las 450.000 familias que actualmente disponen de este amparo migratorio. También compartieron las historias personales de esta veintena de “tepesianos” que, procedentes de diferentes partes del país, decidieron subirse al autobús que ellos mismos han bautizado con el nombre de ‘Libertad’.

El primer encuentro comunitario se celebró el miércoles 31 de octubre en la Iglesia Unida de Chapel Hill, un lugar con un significado peculiar para todos ellos porque fue donde se creó el primer comité de la Alianza Nacional TPS.

Francis Garcia, nacida en Honduras y miembro del comité de la Alianza Nacional TPS de Las Vegas -ciudad donde reside desde hace años-, insistió en que la meta de esta caravana “no solo es luchar para conseguir la residencia permanente para los trece países que están bajo el TPS, sino lograr el derecho humano de permanecer con nuestras familias en este país”.

Para lograr este objetivo han iniciado varias acciones, como “apoyar las propuestas legislativas que prometen la residencia para todos los países, como el SECURE Act (Acta sobre un Entorno Seguro para los Países bajo Represión y Emergencia); presentar una demanda al gobierno basada en el racismo y denunciar la injusticia que supondría la separación de familias porque nuestros hijos tienen el derecho de permanecer en el país donde nacieron ”.

Durante la sesión, los miembros de la caravana quisieron recordar también que la gran mayoría de las personas con TPS llevan viviendo aquí muchos años; muchas tienen negocios propios, hipotecas, créditos bancarios y sus hijos van a la escuela. “Somos familias enteras que aportamos al crecimiento de este país, pagamos nuestros impuestos. No es cosa de una sola familia, sino que somos más de 400.000”, señaló García.

Gregorio Cruz, miembro del comité de la Alianza Nacional TPS de Carolina del Norte, nació en Honduras, donde se crió y se formó como maestro de escuela. Durante 12 años, trabajó como director de un centro de educación primaria en su país, una profesión que le reportaba unos $300 mensuales, con los cuales tenía que mantener a su familia. Con la llegada del huracán Mitch en octubre de 1998 “el país cayó a un nivel de pobreza bajísimo”, por lo que, cuando vio la oportunidad de una vida mejor, él y su familia emigraron a Estados Unidos amparados por el TPS.

“Aquí tengo a mi familia, a mi hija que se ha graduado, tengo créditos que pagar” contó Cruz tras explicar que no puede ejercer de maestro por su situación.

“Los que tenemos TPS no somos criminales, como algunos quieren hacer creer, sino que somos profesionales y por no tener beneficios migratorios no podemos ejercer nuestra profesión. Si en Estados Unidos hubiera una reforma migratoria, el país se beneficiaría enormemente de todos los profesionales que estamos aquí”.

 

Chapel Hill da su apoyo a los “tepesianos”

Michael Parker, concejal de la ciudad de Chapel Hill, asistió al foro informativo para dar apoyo a la causa en nombre del Consejo municipal.

“En Chapel Hill, apreciamos lo que hacéis por este país. Este gobierno municipal está de vuestro lado”, declaró Parker quien terminó su discurso pidiendo a los “tepesianos” que “sigan luchando, nosotros los vamos a apoyar”.

En noviembre de 2017 el Consejo municipal de Chapel Hill aprobó una resolución a favor del TPS que reconoce el aporte económico, social y cultural de los inmigrantes, sea cual sea su estatus migratorio. Resoluciones similares también fueron aprobadas ese mismo año por los Consejos de las ciudades vecinas de Durham y Carrboro.

Al final del evento, Parker entregó un cheque por valor de $280 a los integrantes de la caravana para que puedan reparar el autobús y seguir su camino. Y es que hace unos días el vehículo, que ha transportado al grupo de manifestantes desde Los Ángeles, sufrió un fallo mecánico.

 

Última parada: Washington DC
El sábado 2 de noviembre la caravana abandonó el Triángulo con dirección a Richmond, Virginia. Después hará un parada en Maryland antes de llegar a Washington DC, el 9 de noviembre, donde culminará el viaje.

Allí el grupo tiene previsto convocar una gran manifestación para pedir la residencia permanente y evitar la separación de las familias.

 

El concejal de Chapel Hill  Michael Parker entregó ayuda para reparación del bus que traslada a los tepesianos en su camino a Washington DC.