Se encuentra usted aquí

Trump aislado enfrentará segundo juicio de destitución

Charlotte. – Las consecuencias de la violenta incursión de turbas de seguidores del presidente Donald Trump en el Capitolio, el pasado miércoles 6 de enero, para impedir la certificación del presidente electo Joe Biden por parte del Congreso están siendo devastadoras para el mandatario, que enfrenta un segundo juicio de destitución.

 

Incitación a la insurrección

En la mañana del lunes 11 de enero, en la Cámara de Representantes, fue presentado el artículo para desaforar a Trump.

Trump será enjuiciado por el cargo de “incitación a la insurrección”, ante el llamado que hizo a la multitud de dirigirse al Capitolio, después de que su abogado Rudy Giuliani, su hijo Donald, y el congresista Mo Brooks, lanzaran virulentos discursos pidiendo a los asistentes tomar acción.

El asalto del Capitolio por seguidores del culto de QAnon, supremacistas blancos dejó un saldo de 6 muertos, decenas de heridos, la vandalización de las instalaciones y oficinas del llamado Templo de la Democracia estadounidense.

 

Enmienda 25

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi había anunciado que se enviaría una resolución al vicepresidente Mike Pence para solicitarle que utilice la enmienda 25 de la Constitución para declarar incompetente a Trump para ejercer la presidencia y que él asuma el poder.

Pelosi indicó que, de no darse la remoción de Trump, se realizaría el juicio político contra mandatario en la Cámara de Representantes.

 

Aislado

Argumentando “riesgo de incitar a la violencia”, Trump fue silenciado de su principal megáfono de las redes sociales, que cancelaron y suspendieron sus cuentas en Twitter, Facebook, Instagram, pese a que en una de ellas tenia 88 millones de seguidores.

A los sucesos del 6 de enero le siguió una serie de renuncias en la Casa Blanca, encabezadas por las secretarias de Transporte y Educación, así como pedidos de renuncia de senadores y representantes, incluyendo republicanos y el diario de negocios más importante del país, The Wall Street Journal.

Empresas han anunciado la ruptura de negocios con las empresas de Trump, y la suspensión de torneos de golf en algunos de sus predios.

El FBI comenzó a arrestar a los participantes en la toma del Capitolio y busca a los individuos que amenazaron en video con ejecutar al vicepresidente Pence y la presidenta de la Cámara, Pelosi.

 
Negación

Después de las elecciones del 3 de noviembre, Trump insistió falsamente en que había ganado los comicios, pese a que perdió en el voto popular por más de 7 millones de sufragios, con 74 millones a su favor y 81 millones para el presidente electo, Biden.

También fue derrotado en el Colegio Electoral con 232 votos para él y 306 para el presidente electo.

Más de 60 querellas argumentando irregularidades en el proceso electoral de varios estados fueron desechadas por los magistrados por falta de mérito.

La Corte Suprema, donde nombró 3 jueces, rechazó sus pedidos, al igual que lo hicieron magistrados de otras instancias que habían sido colocados por su administración.

El director de seguridad cibernética del país declaró que los comicios habían sido seguros y Trump lo destituyó del cargo.

Su fiscal general, William Barr, dijo que las elecciones fueron limpias y renunció al cargo, indicando que tampoco había fundamentos para realizar una investigación sobre Hunter Biden, el hijo del presidente electo.

Trump trató de presionar al secretario de estado, de Georgia, Brad Raffensperger para que “recalculara” los resultados de las elecciones en ese estado, pero el funcionario republicano no se dejó intimidar y la conversación telefónica fue revelada.

 

Sabotear la certificación

De todos los pasos para confirmar el triunfó de Biden quedaba la sesión de las dos cámaras el 6 de enero, que por protocolo tenía que ser presidida por el vicepresidente Pence.

Trump le pidió al vicepresidente que interviniera para que cambiara su función en la ceremonia de certificación y objetara los triunfos de Biden en los estados clave, a lo que Pence también se negó.

Por “coincidencia” la manifestación trumpista Save América concluyó al tiempo que en el Capitolio se iniciaba el proceso de confirmar la victoria de Biden estado por estado.

Entonces se inició la marcha de los fanáticos de Trump hacia la sede del poder legislativo, que de acuerdo con los entendidos tenía el propósito de dar un golpe de estado técnico.

Al objetar, los resultados del estado de Arizona, el senador Ted Cruz manifestó que para aclarar las irregularidades de las elecciones se debía conformar una comisión.

Un portavoz del senador Mike Lee denunció que su recibió llamadas de Trump y de Giuliani, que estaban dirigidas a otro senador para que demorara el conteo de los votos electorales, a la hora en que las turbas estaban ingresando al Capitolio.

 

Falta de seguridad

La gran pregunta que se hacen los expertos en seguridad es ¿Por qué tan pocos efectivos estaban resguardando el recinto? si la policía del capitolio tiene 2 mil agentes y el Departamento Metropolitano de Policía del Distrito del Distrito de Columbia más de 4 mil.

Igualmente se investiga porque algunos policías le dieron paso a la turba como se vio en las transmisiones de televisión.

Algunas agencias del orden habían advertido que en las redes sociales los fanáticos de Trump planeaban más que una manifestación en la capital.

 

17 y 20 de enero

Las autoridades investigan el contenido de mensajes en las redes sociales para repetir otra actividad similar a la del 6 de enero por seguidores de Trump, para la posesión de Biden, entre el 17 y el 20 de enero.

La alcaldesa de Washington DC, Muriel Bowser, ha pedido que las ceremonias sean virtuales.

 

Tags