Se encuentra usted aquí

Proyecto de ley sobre aborto y el derecho a la justicia reproductiva

Raleigh.- La bancada republicana de la Casa de Representantes sigue empeñada en conseguir los votos necesarios para anular el veto del gobernador Roy Cooper a la SB 359, un polémico proyecto de ley  que  criminaliza  a  doctores y profesionales de la salud que “no brinden la atención médica necesaria a un bebé nacido vivo durante un aborto”.

La propuesta denominada “Protección de Sobrevivientes del Aborto”  parte de la premisa que “si un aborto da como resultado el nacimiento de un bebé vivo, el bebé es una persona legal para todos los propósitos bajo las leyes de Carolina del Norte y tiene derecho a todas las protecciones de dichas leyes”. Por ello, sostiene,  el médico o personal de salud deben “ejercer el mismo grado de destreza profesional, cuidado y diligencia para preservar la vida y la salud del niño”.

Además considera sanciones punitivas, para los doctores y otros profesionales de la salud que incumplan con lo requerido, desde un delito mayor hasta una acusación de asesinato, así como el pago de una multa de $250,000.

Tanto Cooper como defensores del derecho a la justicia reproductiva, sostienen que la práctica que describe la SB 359, no existe y lo que hace es interferir entre los médicos y sus pacientes.

Citlaly Mora, de ACLU-NC aseguró a Qué Pasa que esta propuesta contiene un razonamiento e información errónea.

 “(La SB 359) está causando confusión y difundiendo mentiras sobre como funciona el aborto. Está tratando de criminalizar algo que de acuerdo a los doctores no está pasando. Además actualmente existen leyes que delinean la conducta de los médicos para el cuidado de los recién nacidos”, señaló Mora. “La propuesta está usando una retórica que no es la realidad”.

De acuerdo con Mora, este proyecto está tratando de hacer inaccesible el aborto, el cual es una decisión personal, basada en distintas circunstancias dentro del ámbito privado de una persona.

“Al final del día la decisión de lo que uno hace sobre su cuerpo tiene que ser tomada por la persona no por políticos”.

Este proyecto de ley sigue el modelo de uno elaborado por el senador federal Ben Sasse (R-NE) que fue bloqueado en el Senado de Estados Unidos a inicios de mayo.

Sus defensores sostienen que los médicos “están asesinando bebés que sobreviven a abortos”.

El doctor Daniel Grossman, profesor de obstetricia, ginecología y ciencias reproductivas en la Universidad de California en San Francisco, afirmó que casi nunca sucede que un feto sobrevive a un proceso de aborto y alertó de los riesgos para la mujer de hacer inaccesible este procedimiento.

“En las investigaciones hemos visto que cuando el acceso al aborto es restringido hay efectos en la salud de la mujer, ya que algunas están usado a veces métodos inseguros para abortar y también hay efectos por la maternidad forzada”, señaló Grossman entrevista con medios nacionales.

El aborto en Estados Unidos es legal desde la sentencia de la Corte Suprema en el Caso Roe contra Wade, el 22 de enero de 1973. El año que la legislación entró en vigencia la tasa de abortos fue de 16,4%. En 2014, llegó a 14, 6% de acuerdo con el Instituto Guttmacher.

Según con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, solo alrededor del 1.3% de los abortos en el país en 2015 se realizaron en o después de la semana 21 de gestación. Menos del 1% de todos los abortos se realizan después de 24 semanas, y muchos se realizan porque el feto tiene una condición mortal o la vida o la salud de la mujer embarazada están en grave riesgo.

Actualmente Mississippi, Georgia, Kentucky, Ohio, Arkansas, Utah, Iowa y Alabama han aprobado leyes contra el aborto. La legislación de Alabama no considera excepciones por violación o incesto y establece hasta 99 años de presión para los prestadores de servicios de aborto.

Justicia Reproductiva

Para Florence Siman, de la organización El Pueblo con sede en Raleigh,  con la  SB 359 los legisladores de Carolina del Norte están perdiendo tiempo y desperdiciando el dinero al tratar de anular el veto del gobernador.

“Las prioridades de los legisladores que apoyan la SB359 quieren dificultar el acceso al aborto y ejercer control sobre las decisiones personales de las personas de Carolina del Norte. Hay muchos otros temas que son de prioridad que la Asamblea General actual no está abordando, como licencias de conducir para todas las personas, la expansión de Medicaid o las protecciones a la comunidad LGBTQ”, indicó a Qué Pasa.

Este proyecto, según  Siman, vulnera la justicia reproductiva, que “tiene que ver con el derecho que cada persona debe de tener para tomar decisiones sobre su cuerpo (autonomía corporal), si quieren tener hijos o no, y el derecho a criar a dichos hijos de manera sostenible en comunidades seguras”.

Desde que el gobernador vetó el proyecto, el presidente de la Cámara de Representantes, Tim Moore, ha tenido que reprogramar su anulación al menos ocho veces debido a que no alcanzó el apoyo suficiente de los demócratas.

Tags