Se encuentra usted aquí

Piénselo dos veces antes de reunirse a celebrar

Winston-Salem.- Se avecina la temporada del año donde las familias suelen organizar reuniones para cenar tamales o un rico pavo, escenario que podría poner en riesgo la salud de sus invitados y seres queridos debido a la pandemia que atravesamos.

Las cifras de contagios de coronavirus van a la alza por todo el país y Carolina del Norte no es la excepción según explicó el doctor Christopher Ohl, aunque en nuestra región la situación no es tan grave en estos momentos. 

El doctor Ohl, un experto en epidemias y enfermedades infecciosas, compartió sus recomendaciones para que las celebraciones que se aproximan, como la cena de Acción de Gracias o Navidad, puedan realizarse de una manera segura y sin exponerse a la transmisión del contagioso virus COVID-19.

“Piénselo una vez, piénselo dos veces, piénselo tres veces”, dijo el médico ante la posibilidad de organizar o aceptar una invitación a uno de estos eventos sociales. En caso de hacerlo, entonces debe hacer un plan de seguridad para evitar un posible contagio y una vez que se encuentre en la celebración, “apéguese al plan”.

Desde que comenzó  la pandemia, el doctor Ohl se ha convertido en una de las voces más importantes en Carolina del Norte con información valiosa sobre este fenómeno de la pandemia. 

Según explicó el médico, la forma más segura de celebrar el “Día del Pavo” o la Nochebuena este año es invitando únicamente a su familia directa con quien convive todo el tiempo y comparte un techo, lo que Ohl definió como su “burbuja”. 

Entre más burbujas se integran, aumentan las posibilidades de transmisión, debido a que alguno de los invitados puede estar contagiado pero no tener ningún síntoma, señaló el doctor del Centro Médico Wake Forest Baptist en Winston-Salem. Además, todos los invitados deben compartir la misma forma de pensar sobre los riesgos de la pandemia, así como es importante tomar ciertas medidas de precaución desde dos semanas antes del evento y durante la celebración.

Antes del festejo

Todas las personas que asistan al evento deben evitar dentro de lo posible cualquier interacción innecesaria o evento social desde 14 días previos a la fiesta. Ohl comentó que no tiene que ser tan estricto como estar en una cuarentena sin salir de casa, pero sí debe ausentarse de eventos sociales, comidas con amigos, ir a los bares o cualquier interacción sin importancia con otras personas. 

“Hay que ser aburridos por dos semanas”, indicó el experto en epidemias y sugirió advertirle a cada invitado que se espera que tomen esta medida como condición para poder asistir al evento.

Tres días antes de la celebración, cada uno de los invitados debe realizarse una prueba de laboratorio para detectar el contagio de coronavirus y si sale positivo, ya no podrá presentarse a la fiesta familiar.

Si va a viajar, el doctor comentó que hacerlo por automóvil es más seguro que el avión, aunque deben tomarse consideraciones para ambas opciones. Por vía terrestre, si va en un automóvil con alguien que no pertenezca a su “burbuja”, entonces deben utilizar mascarillas “aunque se sienta raro”, dijo Ohl. En las paradas para ir al baño también hay que usar cubrebocas y lavarse las manos o usar desinfectante en gel después de realizar la escala.

En caso de volar, debe tener mucho cuidado en los aeropuertos y evitar estar cerca de otras personas para evitar un posible contagio de coronavirus. El interior de la aeronave es más seguro que los mismos aeropuertos, según explicó el epidemiólogo.

En la fiesta

Durante la celebración, cada uno de los invitados debe guardar cierta distancia de otras personas y también deben utilizar cubrebocas, sin importar que hayan arrojado un resultado negativo en la prueba de coronavirus, así como deben lavarse las manos frecuentemente. 

Si va a abrazar a alguien, Ohl recomendó que el abrazo tenga una corta duración de tiempo, que se laven bien las manos antes y que usen mascarillas. 

Por último, al momento del evento debe seguir el plan que hayan diseñado. Según ejemplificó el médico, si deciden hacer una fogata afuera y comienza a enfriar mientras avanza la noche, no deben mover la reunión al interior de la casa para escapar del frío, ya que entonces aumenta el riesgo de contagio.

Tags