Se encuentra usted aquí

La historieta como un medio para reflejar el aporte de los inmigrantes

Durham.- El reconocido caricaturista peruano Juan Acevedo, estuvo de paso por Carolina del norte donde se reunió con alumnos de una escuela pública de Durham y dio una charla en la universidad de Duke, sobre la creación de la historieta y cómo desde su lenguaje se puede tener una actitud crítica y reflexiva sobre los problemas que afectan a la sociedad.

“La historieta es un lenguaje potente y maravilloso. Que tiene una complejidad que tenemos que aprenderla para liberar nuestra expresión”, indica  a Qué Pasa
En 1977 Juan Acevedo creó el Cuy (guinea pig si fuera en inglés) un personaje que satirizó  el gobierno dictatorial que regía en esa época en Perú. Este roedor andino también transitó por las diversas épocas de historia de ese país sudamericano como abanderado de la libertad y la justicia social. Junto él han estado a lo largo de estos 42 años otros personajes creados por el historietista.

“Mi apuesta como docente es que si todos dibujamos podríamos lograr una alfabetización en el lenguaje de la imagen”.

Resaltar el aporte
Acevedo no duda que mediante la historieta se puede reivindicar los esfuerzos de los inmigrantes que viven en Estados Unidos y al mismo tiempo demostrar que “quienes están en la cúpula del sistema no siempre son los mejores”.

“La gente que viene a América Latina aporta su propia experiencia, cultura y naturaleza. Con el discurso antiinmigrante lo que se hace es embrutecer a la gente y hay que hacer que la gente esté en guardia contra esos discursos porque son discursos muy brutos y negadores del ser humano”.

Lo que hay que hacer indica es aprender a denunciar,  señalar y convencer.  “Convencemos si logramos que en las imágenes la gente pueda reconocerse a si misma y lo que está viviendo (...) Si hay una imagen que convierte en delincuente y en gente  nociva a quienes vinimos de América Latina entonces lo que hay que hacer es demostrar que somos seres humanos iguales”.

Perder el miedo a dibujar
Los talleres impartidos por Acevedo en el estado y los que dará en otras universidades como parte de su periplo por Estados Unidos, buscan motivar a  niños, jóvenes y adultos -incluso quienes creen no tener habilidades con el dibujo- a  aventurarse en la creación de historietas.

Asegura que el primer paso para quienes no tiene formación de dibujantes, es vencer el prejuicio que indica que los únicos que pueden hacer historietas son aquellos que saben dibujar. “Lo que hay que recordar en que momentos dejaron de dibujar. Porque de niños todos hemos dibujado y fuimos celebrados por los adultos. Hasta que llega un momento que coincide con la edad de la razón, cuando el niño tiene 7 años y está en el colegio y los adultos consideran que ya comenzó su formación en serio y que eso de los dibujitos era para cuando estaban pequeños”.

Otro aspecto es el desarrollo de los personajes y la trama. “Luego como se van elaborando la historias y los personajes. Aunque la historieta surgió de manera humorística, la hay de tipo de aventura, política sociales, de guerra, de ciencia ficción, de todos los géneros y otras más”.

En algunas historietas el uso del humor puede ser un componente importante y enriquecedor. 

“El humor en si por naturaleza es subversivo. Lo que subvierte el humor es la realidad, es la consciencia que tenemos”  Sin embargo aclara: “que cuando el humor se usa para dañar, entonces se convierte en un medio cobarde, parcial y poco inteligente”.

La visita de Acevedo a Carolina del Norte fue promovida por el Programa de Español de la Universidad Duke y coincide con la celebración de sus 50 años de carrera.