Se encuentra usted aquí

Estudiantes hispanos reciben becas para la universidad con ayuda del El Vínculo Hispano

Siler City. - El programa de Liderazgo Juvenil de la ONG El Vínculo Hispano, en Siler City, ha hecho posible que Óscar Manzanarez y David González, ambos estudiantes de último grado de instituto, sean los primeros miembros de sus familias en acceder a la universidad, sin coste, el próximo curso académico.

“Estamos muy orgullosos y muy felices por ellos. Estas becas les dan la oportunidad de estudiar gratis, sin preocupaciones económicas para ellos ni para sus papás”, dijo a Qué Pasa Selina López, gerente del programa de Liderazgo Juvenil.  

El programa de Liderazgo Juvenil trabaja para que jóvenes latinos del condado de Chatham de último año de instituto puedan acceder y navegar por la educación superior, por ejemplo, ayudándoles a conseguir becas para la universidad o colegios comunitarios. Así es como Manzanarez y González consiguieron sus becas de estudios.

“Estoy muy emocionado . Nunca pensé que iba a ir a la universidad porque creía que tendría que pagar”, explicaba a este semanario Manzanarez. “Ahora tengo mi puerta abierta al futuro”, decía alegre.

Manzanárez es el mayor de nueve hermanos y será el primer miembro de la familia en recibir estudios universitarios gracias a la beca ACCESS de la Universidad Appalachian State, que cubrirá toda su colegiatura. Además, ha sido aceptado en otros colegios del estado, incluyendo Guildford, UNC-Greensboro, UNC-Wilmington, Elon University, UNC-Charlotte, UNC-Chapel Hill, NC State University.  

Aunque todavía no se ha decidido por una universidad, lo que sí que tiene claro es que se centrará en estudiar biología para convertirse en veterinario. “Mi meta es trabajar un día con los animales y la naturaleza. Quiero ser veterinario”, contaba. Su pasión por los animales le viene de ayudar a su padre en el rancho; un trabajo que, afirma, le gusta y le ha inspirado a elegir su carrera profesional.

Por su parte, David González recibió una beca de $20.000 de la Fundación Dell y una segunda de $1.000 de la Community Foundation del condado de Burke para estudiar interpretación o educación musical. Y es que una de las pasiones de González es la música y, en concreto, el clarinete, instrumento que toca desde sexto grado. Por eso, a pesar de haber sido aceptado en varias universidades, entre las cuales están Guilford, UNC-Charlotte, East Carolina University o la Universidad Metodista; González se ha decidido por UNC-Greensboro por su programa de música.

Además de seguir su carrera musical, González sueña en ser maestro de elementaria para aportar a las nuevas generaciones los valores que él ha aprendido. “Mi maestro me ha educado desde siempre lo importante que es estudiar para poder tener un buen trabajo”, contaba González, Pero “la escuela no solo es importante para tener buenas notas, sino que también es importante involucrarse con diferentes grupos, en diferentes proyectos, conocer a gente”, decía.  

Involucrarse en la comunidad es precisamente otro de los ámbitos en los que se centra el programa de Liderazgo Juvenil para que los jóvenes logren el éxito académico. Además de clases de refuerzo escolar para estudiantes de noveno a duodécimo grado; el programa ofrece actividades de voluntariado con la comunidad o salidas culturales a otras ciudades del estado. “Llevamos a los chicos a museos o eventos culturales fuera de Chatham para que vean qué hay más allá de su condado, pues muchos jóvenes nunca antes han salido de su zona”, explicaba López. “Es una manera de motivarlos a seguir con su educación”, añadía.

López, que lleva años trabajando con los jóvenes latinos de Siler City, tiene claro que “todos quieren triunfar y agradecen los sacrificios que sus padres han hecho para estar en este país”. Sin embargo, ve cómo “muchos se desmotivan porque, al ser de familias de bajos recursos, no tienen oportunidad de salir del condado y participar en otros programas. Creen que es imposible llegar a la universidad porque en su entorno no lo ven”, decía.

González y Manzanárez saben que esta situación es una realidad para muchos, pero también tienen claro que “el hecho de no tener recursos no nos impide ir a la universidad. Hay muchas becas y ayudas, pero hay que echarle ganas”, afirmada, González.

“Hay oportunidades pero las personas no lo toman muy en serio. Como hermano mayor tengo la responsabilidad de enseñar a mis ocho hermanos que si yo puedo , ellos pueden más que yo”, concluía Manzanarez.