Se encuentra usted aquí

Chapel Hill pone en marcha plan de acceso a servicios y recursos en más de cinco idiomas

Chapel Hill.- El 20% de los habitantes de Chapel Hill hablan un idioma diferente al inglés en su hogar. De ellos 6% tiene incluso limitaciones para expresarse o entender el inglés. Es por ello que el Ayuntamiento de la ciudad aprobó el pasado 13 de noviembre el Plan de Acceso al Idioma, que permitirá derribar las barreras que impiden la participación de todos los ciudadanos en la toma de decisiones o en el uso de los servicios en la comunidad.

“Este Plan de Acceso al Idioma responde a la cuestión de mayor prioridad identificada por los residentes inmigrantes y refugiados en Chapel Hill”, asegura Sarah Viñas, directora asistente de Vivienda y Comunidad, de acuerdo con un comunicado del gobierno local. “Esto posiciona a Chapel Hill para ser un líder entre los gobiernos locales de Carolina del Norte en el acceso al idioma”.

A través del Plan de Acceso al Idioma, se ofrecerán servicios gratuitos de interpretación y traducción para acceder a los servicios y programas del pueblo de Chapel Hill, y se traducirán comunicaciones urgentes y documentos vitales en las lenguas designadas como primarias para la localidad: birmano, Karen o lenguas karénicas (habladas en el sureste de Myanmar), mandarín y español.

Adicionalmente, bajo este programa se educará al personal de las oficinas públicas locales acerca de las diversas culturas asentadas en Chapel Hill, y la forma más adecuada e integradora de dirigirse e interactuar con miembros de la comunidad que no hablan inglés.

Así mismo, la municipalidad pone a disposición de la comunidad equipos de interpretación sin cargo alguno, que ya están siendo utilizados en reuniones del Concejo y con la comunidad, a fin de minimizar las limitaciones para la participación de todos los ciudadanos. Estos incluso pueden usar en préstamo estos equipos para sus propias actividades.

El Plan del Acceso al Idioma forma parte de la iniciativa Construyendo Comunidades Integradas, que en una primera etapa busca mejorar las relaciones y la comunicación con los recién llegados de otras latitudes, y brinda asistencia a inmigrantes y refugiados, incluyendo asesoría para la renovación del DACA, entre otros servicios.