Se encuentra usted aquí

Candidato Reece reconoce la necesidad de mayor representación latina

Durham.- El Concejo de la Ciudad de Durham celebrará elecciones este otoño y, de los diez candidatos que se presentan a las primarias de octubre, tres buscarán la reelección. Ellos son los actuales concejales de la ciudad Charlie Reece, Javiera Caballero y Jillian Jhonson.  Qué Pasa entrevistó esta semana a Charlie Reece para conocer qué planes tiene para el nuevo mandato y por qué la comunidad debería votar por él.

El concejal Charlie Reece fue elegido al Concejo Municipal de Durham en noviembre de 2015. Abogado local con experiencia en incidencia política y en el ámbito de los grupos sin fines de lucro, Reece vuelve a presentarse para el puesto de concejal porque quiere “asegurar que Durham sea un lugar donde todo el mundo pueda vivir, trabajar y criar a sus hijos sin importar cuánto dinero ganen o en qué parte de la ciudad vivan”.

Reece dijo estar “orgulloso” del trabajo que él, junto con las concejalas Caballero y Jhonson, han hecho hasta ahora a través de un plan electoral conjunto, pero reconoció que “todavía queda mucho por hacer en Durham”.

“Una de las cosas más importantes que tenemos que hacer en los próximos cuatro años es ver la manera de reducir la cantidad de desplazamientos que están sucediendo en Durham ahora mismo”.
 La falta del aumento del salario mínimo en los últimos diez años que, unido al aumento del coste de vida, está obligando a las familias de bajos ingresos a abandonar Durham porque no pueden pagar la vivienda.

“Una de las mejores oportunidades que tenemos es seguir adelante con los $95 millones en bonos de vivienda asequible” destinadas a familias de bajos ingresos. Según Reece, esto ayudaría a mantener a miles de residentes, ya sean inquilinos o propietarios, en sus hogares.

“Podremos brindarles apoyo para asegurar que puedan seguir viviendo y trabajando aquí en Durham”, dijo Reece a Qué Pasa.

 

Plan de idiomas accesible  y visa U

Esta legislatura también se ha caracterizado por la puesta en marcha de un plan de idiomas accesible que garantiza la disposición de servicios de interpretación en español y la traducción de los materiales de la Ciudad.

“En el próximo mandato, tenemos que asegurar que el Concejo de la Ciudad tiene suficiente presupuesto para implementar el plan” porque traducir con el traductor de google” no es lo apropiado”, dijo el concejal.

Charlie Reece también destacó el trabajo que se ha hecho desde el Concejo para animar al Departamento de Policía a ser más activo y abierto a la hora de garantizar las denuncias y obtención de certificaciones para procesar la visa U a las víctimas de crímenes que residen en Durham.

 

Ley HB 370

La misma semana que el gobernador Roy Cooper vetó la propuesta de ley HB 370, que obligaría a los alguaciles del estado a colaborar con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), el concejal Reece celebraba la decisión. “La HB 370 es horrible, viola la Constitución de los Estados Unidos y obliga a los alguaciles a violarla. Nunca se debería haber introducido; nunca debería haber pasado ni llegado al despacho del gobernador”, afirmó.

Reece contó a este semanario que durante estos últimos meses, ha trabajado “muy activamente” con el alguacil de Durham, Clarence Birkhead, para asegurar que su oposición a la ley fuera visible. “He visitado varias veces la Asamblea General y presionado directamente la oficina del gobernador para convencerlos de que no podemos tener esta ley”.

Reece dijo sentirse “orgulloso” del trabajo hecho, junto con la colaboración de muchas otras organizaciones, para que Cooper finalmente vetase dicha propuesta. “Esto no ha acabado todavía, pero creo que irá bien”.

 

Crimen armado

El aumento de la violencia armada de las últimas semanas en Durham, pero también a nivel nacional -con el tiroteo en un Walmart de El Paso, Texas a principios de agosto-, ha puesto el tema de la violencia armada a la cabeza de los debates electorales.  

En este ámbito, Charlie Reece confesó que todavía queda “mucho trabajo que hacer”. “Tenemos que trabajar duro para sacar las armas ilegales de la comunidad de Durham y, sobre todo, para ayudar a la gente a saber lidiar con la rabia, el conflicto y las situaciones de estrés sin necesidad de sacar un arma y disparar. Porque esto está pasando demasiado a menudo y es muy triste”, dijo.  

Si las leyes de armas fueran más estrictas, Reece reconoció que habría muchos menos disparos, aunque reducir las armas no significa menos violencia, según el concejal. “Por eso tenemos que ver la manera de reducir el conflicto, porque si en el conflicto hay armas de por medio, se convierte en asesinato”.

Tras cuatro años en el puesto de concejal de Durham, Charlie Reece sabe que representar a la comunidad desde su posición es difícil.  

“Yo soy blanco, soy hombre, no hablo español y no tengo un pasado relacionado con inmigración. Cuando trabajamos en el ámbito de la política pública, puedo trabajar muy duro para centrar mi energía en recordar que el asunto en cuestión afecta de manera diferente a la comunidad hispana y/o latina. Pero no es algo que suceda automáticamente”. Por eso reconoce que tener un o una representante de origen hispano/latino en el Concejo de la Ciudad es “esencial”. “Tenemos que tener esa voz en la mesa” para ver las cosas desde otra perspectiva, explicó.

“Hay que recordar que la población latina de Durham es mucho más elevada que el número de votantes latinos, por lo que es muy importante tener este tipo de representación en el Concejo para asegurar de que estamos aquí para servir a todas las personas de Durham y no solo a la gente que vota”, dijo.

El próximo 5 de noviembre, 8.520 latinos votarán en las elecciones municipales de Durham.