Se encuentra usted aquí

Nueve inmigrantes de Carolina del Norte acusados por delitos a ley de inmigración

Uno de los imputados había reingresado al país hasta diez veces ser deportado por robo

Raleigh.- Nueve inmigrantes hispanos, enfrentan cargos por violaciones a la ley de inmigración como el reingreso ilegal a los Estados Unidos después de ser deportados, así como fraude en el uso de pasaporte y número de Seguro Social. Uno de los acusados había sido removido del país diez veces, de acuerdo con la Fiscalía del Distrito Este de Carolina del Norte.

El fiscal John Stuart Bruce, acusó a los mexicanos Graciano Bermúdez Ochoa de 39 años, Juan Carlos Cuanas Pedro, de 30, Antonio Lamas Ríos de 42, Sergio Mendoza Gómez, de 48, Felipe Rentería Gómez, de 35, y Abiel Roblerlo Vázquez de 27, Lucas Rivera Hernández de 41 años. Además impuso cargos contra el hondureño Marvin Ramírez Pérez de 36, y el salvadoreño José Alfonso Rodríguez García de 49 años.

Bermúdez Ochoa, Cuna Pedro, Ramírez Pérez y Robledo Vázquez, son acusados por "reingreso ilegal de un extranjero deportado". Ellos podrán sufrir una pena máxima de dos años de prisión.

De acuerdo con el fiscal Stuart, Lamas Ríos y Rentería Gómez, fueron previamente deportados tras una condena por delito grave (venta o transporte de una sustancia controlada y tráfico de cocaína). De ser condenados, podrían pasar hasta 10 años en la cárcel.

Mendoza Gómez fue anteriormente deportado después de una condena por delito agravado (intento de robo en segundo grado) y el salvadoreño Rodríguez García había sido removido del país diez veces. Este hombre había sido condenado por delitos graves agravados como robo y reingreso ilegal después de una condena por delito agravado. Ambos enfrentan una pena de prisión máxima de veinte años de prisión.

Por su parte, si Rivera Hernández enfrenta cargos por uso fraudulento de pasaporte y un número de Seguro Social sería castigado con un apena máxima de 10 años.

Todos los acusados, de ser encontrados culpable, deberán pagar una multa de $250 mil.

Los casos están siendo investigados por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).