Se encuentra usted aquí

Inconstitucional quitar por decreto ciudadanía a nacidos en EE.UU.

Charlotte.- El anuncio del presidente Donald Trump de que planea firmar una orden ejecutiva para eliminar el derecho automático la ciudadanía por nacimiento a individuos nacidos en Estados Unidos de padres que no son ciudadanos o de inmigrantes indocumentados iría en contra de la enmienda 14 de la Constitución, explicó el abogado de inmigración Ben Snyder.

“Él no puede cambiar una enmienda de la Carta Magna con un decreto, sería inconstitucional”, anoto el jurisconsulto.

“La enmienda 14 dice: ‘todas las personas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos, y sujetas a su jurisdicción, son ciudadanos de los Estados Unidos y del estado en el que residen’. Así que es claro que todos dentro de Estados Unidos, incluso los ‘inmigrantes ilegales’, están sujetos al ‘poder’ o las leyes del país”, remarcó Snyder.

“Si los inmigrantes ‘ilegales’ no estuvieran sujetos al poder de Estados Unidos, ¿cómo tendríamos jurisdicción para detenerlos? ¿Deportarlos? ¿Someterlos a un proceso penal?”, agregó el abogado.

Snyder hizo referencia al origen de la enmienda 14 y sus efectos que garantizan la ciudanía a los nacidos en territorio estadounidense.

“La enmienda 14 fue ratificada en 1868 después de la Guerra Civil como parte de la reforma del sistema legal por parte del gobierno estadounidense para reconocer los derechos civiles básicos de los afroamericanos y corregir la decisión racista de la Corte Suprema de Dred Scott de 1858 que decía que los afroamericanos nunca podrían ser reconocidos como ciudadanos plenos”, contó Snyder, quien es uno de los ejecutivos del bufete Charlotte Immigration Law Firm, es también dirigente del Comité de Solidaridad con los Inmigrantes de Charlotte (ISCC).

De acuerdo con el abogado, las únicas personas nacidas en territorio estadounidense que no son ciudadanos son hijos de embajadores y diplomáticos extranjeros. Porque literalmente no están sujetos a las leyes de Estados Unidos.

Si están acusados de un delito, no pueden ser detenidos y no pueden ser procesados debido a la “inmunidad diplomática”.

“Las embajadas extranjeras en Estados Unidos son tratadas prácticamente como pequeños territorios de los países extranjeros dentro de nuestras fronteras. Así es como funcionan los sistemas de embajadas del mundo. Los embajadores y diplomáticos extranjeros que están asignados allí, literalmente, no están sujetos a nuestras leyes, y, por lo tanto, sus hijos no son ciudadanos estadounidenses al momento del nacimiento”, anotó Snyder.

Modificar o eliminar una enmienda constitucional no depende únicamente de una orden ejecutiva del presidente, sino una mayoría calificada del Senado y la Cámara de Representantes y la aprobación de tres cuartas partes de los 50 estados, por parte de sus Legislaturas y la firma de sus gobernadores.

Una enmienda constitucional solo puede ser cambiada por otra enmienda constitucional, como ocurrió con la enmienda 18 que prohibió la producción y venta de alcohol en 1919 y fue derogada mediante la enmienda 21 en 1933.

Trump habló de su propuesta en una entrevista en video con el portal de noticias Axios prevista para trasmitirse en la cadena de cable HBO.

Una porción del diálogo fue difundida el martes 30 de octubre.

Durante la entrevista Trump dijo que Estados Unidos era el único país que daba la ciudadanía por nacimiento, lo cual es falso, porque más de 30 países del mundo otorgan ese derecho.

Rechazo

La propuesta del presidente fue recibida con rechazo por la organizaciones locales y nacionales.

La AAPI (asiáticos e isleños del Pacífico), El Pueblo, N.C. Asian Americans Together (NCAAT) y la Southeast Asian Coalition (SEAC) indicaron en un comunicado conjunto que el plan de Trump es ilegal y una amenaza que pone en riesgo la seguridad de las familias al fomentar la animosidad hacia las comunidades latinoamericanas, asiáticas americanas y otros inmigrantes de Carolina del Norte y el resto del país.

“No hay una base constitucional para lo que el presidente amenaza con hacer”, dijo Angeline Echeverría, Directora Ejecutiva de El Pueblo. “El hecho de que lo esté declarando al mismo tiempo que le está ordenando a las tropas de la frontera México-Estados Unidos que bloqueen a los solicitantes de asilo es otra señal de que continúa impulsando su agenda racista, que debe ser condenada por cualquiera que apoye la equidad y oportunidad”.

Arturo Vargas, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Funcionarios Electos y Designados (NALEO) señaló que culquier intento del mandatario estadounidense “para reformar este principio básico de nuestra democracia a través de una orden ejecutiva sería antiamericano y francamente ilegal”.

“Esperamos que cualquier orden ejecutiva que revoque la ciudadanía por nacimiento sea rápidamente bloqueada por los tribunales. NALEO está completamente preparado para apoyar a nuestros socios mientras nos preparamos para defender la Constitución de los Estados Unidos y nuestra rica historia como nación de inmigrantes”.