Se encuentra usted aquí

Estas son las previsiones que deberán tomar los salones de belleza para su reapertura

Carolina del Norte comienza este viernes 22 de mayo a las 5 pm la segunda fase de su plan para evitar la propagación del COVID-19, una etapa que prevé el retorno escalonado y ordenado de servicios y actividades de culto, el aumento del número de personas en reuniones y la apertura de parques públicos.

Entre los sectores que forman parte de esta primera desescalada se encuentran los salones de belleza, masaje y cuidado personal, que a partir de ahora deben activar protocolos especiales para evitar convertirse en fuentes de contagio del coronavirus.

Las previsiones dictadas por la gobernación incluyen mantener el distanciamiento social y minimizar la exposición: observar una separación mínima de seis pies (1,8 metros) entre personas, que deberá ser marcada con líneas visibles o a través de la reubicación de asientos y sillas para atención de los clientes; permitir una ocupación máxima de 12 personas por cada 1000 pies cuadrados en espacios cerrados, y colocar letreros en inglés y español especificando la capacidad de la instalación, que pueden ser descargados del portal del Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Las marcas visibles para distanciamiento físico deben ser colocadas también en el área de espera, y si las sillas de las peluquerías no tienen la separación indicada de seis pies, debe señalarse claramente cuáles están habilitadas y cuáles han sido desincorporadas.

Los locales deben colocar señales visibles para exigir el uso de mascarillas y el lavado frecuente de manos. Si es posible, deben habilitar accesos distintos de entrada y salida en las áreas de baños o vestidores para evitar que los clientes coincidan cara a cara.

Para evitar aglomeraciones en las áreas de espera, será necesario habilitar sistema de citas para atender a los clientes o programar llamadas para que puedan esperar en sus vehículos o sus hogares.

En los casos en que sea posible, los locales deben colocar barreras de plexi-glass o materiales parecidos para aquellos servicios en los que se requiere una interacción cara a cara, como la manicura. Las áreas donde no es posible mantener el distanciamiento social, como sauna, baños de vapor o tinas de burbujas, deben permanecer clausuradas.

También será obligatorio mantener un sistema de ventilación y circulación de aire, como abrir puertas y  ventanas (siempre que sea  seguro) o colocar ventiladores.

En cuanto al personal de atención, estos deben llevar mascarillas faciales permanentemente, debido a la imposibilidad de observar distanciamiento social al momento de prestar sus servicios. También se anima a los salones a proveer a los clientes tapabocas desechables o adecuadamente desinfectadas con agua caliente y secado a alta temperatura.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos también recomienda lavarse las manos con jabón durante al menos 20 segundos o el uso de geles antisépticos. El personal de los locales deberá mantener rutinas frecuentes de desinfección de objetos de contacto frecuente como puertas, perillas, llaves de grifos, pasamanos, etc., o espacios compartidos como mesas o dispositivos de pago.

Las toallas deberán ser preservadas en compartimientos cerrados, para evitar que entren en contacto con agentes potencialmente patógenos, y será necesario contar con pañuelos desechables y espacios seguros para disponer de ellos, para que clientes y personal puedan asearse adecuadamente en caso de estornudos, tos, lagrimeo u otro gesto que conlleve a un eventual contagio.

También se ordena el monitoreo permanente del personal, y la desincorporación inmediata de cualquier trabajador que muestre síntomas sospechosos, para que pueda cumplir en casa las medidas de aislamiento social. Se requerirá la ubicación en lugares visibles de letreros que prohíban la entrada de personas que presenten síntomas como fiebre y/o tos.

Tags