Se encuentra usted aquí

Enviaron millonarias donaciones a organizaciones antiinmigrantes

Charlotte.- Un extenso artículo del Charlotte Observer sobre millones de dólares administrados por la Fundación de las Carolinas destinados las principales organizaciones antiinmigrantes del país ha causado revuelo en el ámbito local y entre los defensores de derechos civiles.

 

Grupos de odio

La historia reitera informaciones previas sobre los generosos aportes de la Fundación, que tiene su sede en el Uptown de Charlotte, para la Federación por la Reforma Migratoria (FAIR), el Centro de Estudios de Inmigración (CIS) y NumbersUSA, las dos primeras instituciones calificadas como grupos de odio por el Centro Legal para la Pobreza Sureña (SPLC).

La nota indica que estas organizaciones, que han sido puntales en contra de los indocumentados, promotoras de las deportaciones e impulsoras de la oposición a los intentos de reforma migratoria integral en el Capitolio en Washington, recibieron, junto a otros cinco grupos, cerca de 21 millones de dólares, entre 2006 y 2018, a través de la Fundación de las Carolinas.

Entre las beneficiadas está NC Listen, que se opone a la emisión de licencias de conducir para los indocumentados en Carolina del Norte, y tiene como dirección postal la localidad de Morrisville.

 

Eugenismo

La Federación Americana por la Reforma Migratoria (FAIR), el Centro de Estudios de Inmigración (CIS) y NumbersUSA, fueron creadas por John Tanton, un oftalmólogo que murió el 16 de julio pasado, que fue el arquitecto del movimiento antiinmigrante racista moderno, además de nacionalista blanco, nativista, y que abrigaba la filosofía eugenista, que busca probar científicamente que la raza blanca es superior.

 

Política migratoria de Trump

La política migratoria de la administración del presidente Donald Trump ha tenido como base las teorías y los datos proporcionados por FAIR, CIS y NumbersUSA.

Trump cita regularmente estadísticas y material escrito de la CIS en sus discursos.

El presidente de NumbersUSA, Roy Beck, ha hablado del papel del grupo en la configuración de la política del gobierno de Trump.

Personajes como Stephen Miller,  asesor de la Casa Blanca y Jeff Sessions, exprocurador general, han tenido relaciones cercanas con las tres organizaciones que recibieron subsidios a través de la Fundación de las Carolinas.

 

Stanback

Antes del artículo del Observer, en abril de 2017, el semanario afroamericano Charlotte Post, publicó una columna de Benjamin F. Chavis, activista del movimiento de derechos civiles en el tiempo de Martin Luther King, oriundo de Oxford, Carolina del Norte, quien trató el tema de los aportes a las organizaciones antiinmigrantes y los montos económicos.

“Es nuestro deber luchar por la justicia para todos. Es hora de que la Fundación para las Carolinas se limpie y deje de patrocinar a estos grupos de odio”, escribió Chavis.

En su nota, Chavis citó como fuente a Los Angeles Times, y el nombre del multimillonario, Fred Stanback, de Salisbury, como el individuo que ha utilizado a la Fundación, para dirigir su dinero a causas extremas.

El 20 de agosto pasado, Frank Sharry, director ejecutivo de la organización America’s Voice, escribió una carta a la Fundación de las Carolinas, pidiendo a la Junta Directiva, que se asegure que “los grupos de odio no reciban 10 centavos”.

El artículo del Observer, indicó que Stanbak, donó cerca de 400 millones de dólares en acciones del conglomerado Berkshire Hathaway a la Fundación de las Carolinas.

La Fundación de las Carolinas, que tiene activos de 1.8 billones de dólares, también ha entregado dinero a las organizaciones antiinmigrantes,  Californians for Population Stabilization, Progressives for Immigration Reform, Project USA y U.S. Inc.